El esquí - una gran afición de los checos

r_2100x1400_radio_praha.png

La práctica del esquí figura en la República Checa entre los deportes más populares de la temporada invernal. Este año, no obstante, a pesar de estar todavía en plena temporada, en las montanas checas hay muy poca nieve. Los amantes del esquí se ven obligados por tanto a someterse al dictado de la naturaleza y aprovechar las pocas oportunidades que hay para poder practicar ese deporte en el país o, salir a esquiar al extranjero. Sobre el tema de esquiar conversamos en A Toda Marcha con Lenka, habitante de la localidad de Pruhonice, en las afueras de Praga. Lenka trabaja como ingeniero en energética y tiene dos hijos. Y el esquí, según afirma, también forma parte de su vida.

¿Cuándo comenzó usted a practicar el esquí y qué le atrae tanto en ese deporte?

"El esquí lo practico desde los 15 años de edad. Debido a que mis padres no esquiaban, no íbamos a las montanas y yo aprendí a esquiar recién en la secundaria. De ese deporte me gusta visitar en invierno las sierras checas de Sumava o Krkonose, cubiertas de nieve, tener contacto directo con la naturaleza, deslizarme por la nieve respirando el aire puro y, olvidarme por unos días de los problemas cotidianos. Es difícil describir todo lo que uno siente al bajar la montana en esquí, pero es algo maravilloso."

¿Cuántas veces en invierno tiene la posibilidad de esquiar? Y, cuál es, aproximadamente, el precio de una estadía en las montanas checas?

"Con regularidad trato de pasar en las montanas una semana o catorce días como mínimo y luego también aprovecho con mi familia los fines de semana. Lamentablemente, es cierto que los precios suben cada año y cuando uno tiene hijos, claro, paga más. Hay que decir que para una familia con dos hijos la estancia de una semana en las montanas checas llega a costar unas 20 mil coronas, que equivale a un sueldo y medio en promedio. Sí, es bastante caro."

¿Sus hijos también esquían?

"Tengo dos hijos, el mayor tiene 16 años y se dedicaba antes al esquí, pero desde hace unos 3 ó 4 años prefiere el snowbording, pues dice que el esquí ya le aburre... Y el pequeno, que pronto cumplirá 5 años, comenzó a esquiar a los 3 años. Los dos son bastante hábiles."

¿Prefiere usted entonces tomar las vacaciones en invierno o en verano?

"Me gustan tanto las vacaciones en invierno, como en verano. Difícilmente podría decir cuál prefiero. En invierno gusto de las montanas y en verano ir a la playa. O sea, cuando hay dinero y tiempo me gusta aprovechar para el descanso ambas temporadas. Y hablando todavía de las estancias de invierno en las montanas, quiero apuntar que en los últimos años, debido a que las condiciones que ofrecen a los esquiadores las montanas en la República Checa no son muy buenas y hay poca nieve, como en este año, aprovechamos la posibilidad de salir a esquiar a Austria e Italia, a los Alpes. Los checos decimos que dos días en los Alpes equivalen a una semana en las montanas checas."

¿Considera usted que los checos son buenos para el esquí?

"Creo que, justificadamente podemos decir que, en su mayoría, los checos que practican el esquí en forma recreativa son mejores esquiadores que los ciudadanos de otros países. Esto se debe a que están acostumbrados a superar las dificultades vinculadas con la práctica del esquí en la República Checa, donde no existe todavía una infraestructura muy buena para este deporte."