El decatlonista Roman Sebrle celebró una nueva victoria

Roman Sebrle (Foto: CTK)

El decatlonista checo Roman Sebrle marcó un nuevo récord, al triunfar por cuarta vez consecutiva en la competencia de Götzis, Austria, sumando un total de 8842 puntos en las diez pruebas. Gracias a su excelente forma física y psíquica, Sebrle logró distanciarse en 110 unidades de su eterno rival, el norteamericano Tom Papas.

El decatlonista Roman Sebrle celebró una nueva victoria

Roman Sebrle (Foto: CTK)
El decatlonista checo Roman Sebrle marcó un nuevo récord, al triunfar por cuarta vez consecutiva en la competencia de Götzis, Austria, sumando un total de 8842 puntos en las diez pruebas. Gracias a su excelente forma física y psíquica, Sebrle logró distanciarse en 110 unidades de su eterno rival, el norteamericano Tom Papas.

Roman Sebrle comentó que se siente muy satisfecho con su nueva victoria.

Roman Sebrle (Foto: CTK)
"Estoy contento en un 150 por ciento porque no estoy en una forma tan buena como el año pasado. La carrera de los 1500 metros no me salió tal como lo hubiera deseado. Pese a ello, logré conseguir el segundo mejor resultado en mi carrera deportiva, lo que me alegra mucho".

El atleta checo afirmó que Götzis tiene para él una magia especial, puesto que en 2001 marcó allí el récord mundial en decatlón alcanzando los 9026 puntos.

Otro decatlonista checo, Tomás Dvorák pasó la competición de Götzis soportando constantes dolores en el tendón de Aquiles, por lo que terminó en séptimo lugar con 8211 puntos. Dvorák señaló que, no obstante, logró en Götzis lo que se había propuesto: clasificarse para los Juegos Olímpicos de Atenas. "Luchó como un león", comentó su entrenador, Ludvík Svoboda.


El atleta Libor Capalini terminó tercero en el Campeonato Mundial en pentatlón

Libor Capalini (Foto: CTK)
Una medalla de bronce en individuales conquistó el atleta checo Libor Capalini en el Campeonato Mundial en Moscú. Pese a ello, Capalini se sintió plenamente satisfecho solo con su rendimiento en la disciplina de natación, que fue la que le catapultó al tercer puesto. "En las otras cuatro disciplinas no me fue tan bien", admitió el campeón europeo de 2002.

"Me sentía un tanto nervioso porque sabía que tengo la última posibilidad de clasificarme directamente para los Juegos Olímpicos de Atenas. Me encontraba bien preparado en cuanto a la forma física, de manera que si no me hubieran fallado los nervios, el resultado podría haber sido aún mejor".

Con la opinión del atleta coincidió su entrenador, Jakub Kucera, quien precisó que tan solo 28 puntos separaban a Capalini del primer Andreius Zadneprovskis, de Lituania.