El coronel Milan Kubesa habla de la táctica militar más adecuada a utilizar en el contraataque a los terroristas

r_2100x1400_radio_praha.png

La respuesta de Estados Unidos a los ataques terroristas contra Washington y Nueva York y la creación de una coalición mundial contra el terrorismo suscitan preguntas sobre la táctica militar más adecuada contra las bases terroristas en Afganistán. El coronel Milan Kubesa, de la Academia Militar de Brno, senala que combinaría la guerrilla y la guerra moderna, o sea la exploración del terreno apoyada por la fuerza aérea y pequenas unidades terrestres.

La respuesta de Estados Unidos a los ataques terroristas contra Washington y Nueva York y la creación de una coalición mundial contra el terrorismo suscitan preguntas sobre la táctica militar más adecuada contra las bases terroristas en Afganistán. El coronel Milan Kubesa, de la Academia Militar de Brno, senala que combinaría la guerrilla y la guerra moderna, o sea la exploración del terreno apoyada por la fuerza aérea y pequenas unidades terrestres.

"Primero, hay que localizar, mediante los sistemas satelitales, las bases terroristas, lo que requiere la coordinación de los estadounidenses con los países vecinos de Afganistán. El papel primordial en esta fase, lo desempenan los agentes de los Servicios de Inteligencia enviados al interior de Afganistán. En las regiones fronterizas con Afganistán, es necesario emplazar bases para el envío de unidades especiales para lo que Paquistán ya ha dado el visto bueno. Después de hacer esto, organizaría ataques aéreos contra las bases para crear las condiciones indispensables para la utilización de las unidades especiales. Debería tratarse de las unidades aerotransportadas. Dichas unidades deberían utilizar la táctica guerrillera "asestar un golpe y desaparecer", con el fin de liquidar a los enemigos y capturar a los terroristas. Esta táctica se repetiría hasta cumplir el objetivo de la operación".

El coronel Kubesa opina que se trataría de una operación a largo plazo en la que carecería de sentido utilizar masivamente tanques y fuerzas terrestres. El coronel checo no puede descartar que los ataques afecten la población civil, pero subraya que la táctica trazada eliminaría al máximo semejante riesgo.

¿Qué lección podría sacar el Ejército checo de lo ocurrido en Estados Unidos?

"Resulta necesario analizar los riesgos para la seguridad de la República Checa. Lo fundamental es coordinar el funcionamiento de las Fuerzas Armadas, la Policía, la Protección Civil y otros componentes del sistema integrado de emergencia. Debemos restringir al máximo la proliferación de las armas de exterminio masivo y no me refiero sólo a las bombas nucleares, sino que también a las sustancias químicas y medios biológicos de combate. Tenemos que reforzar las unidades especiales y las unidades antiaéreas y crear una unidad aerotransportada. No hay que olvidar la modernización de los medios para la exploración de terrenos y de los Servicios de Inteligencia".