El castillo de Trosky en el Paraíso Checo

El castillo de Trosky, foto: CzechTourism

Paisaje pintoresco, bosques por los que lentamente recorre el viento, los rayos del sol que hacen cosquillas a las ramas de los árboles que se columpian y dejan caer las agujas formando así en el suelo una espesa alfombra por la que se pasean silenciosamente los animales los que más saben escuchar al bosque.

El castillo de Trosky, foto: CzechTourism
Prados - mares enteros en cuyos niveles flotan flores de colores variados. Hay pocos lugares con este encanto especial y con concentración de tantos tesoros naturales, culturales e históricos como El Paraíso Checo. Con vista desde arriba guarda este tesoro natural el castillo Trosky. Rodeado de bosques, rocas y una serie de estanques se sitúa en dos rocas de 489 metros sobre nivel del mar. Se eleva encima del nivel del territorio circundante y es visible prácticamente desde cualquier punto de El Paraíso Checo. El castillo Trosky está construido en dos canales de erupción que con el paso de tiempo se conviertieron en dos rocas. Hace millones de años toda la zona se encontraba bajo el nivel del mar y las tormentas depositaron en el fondo marino metros de arena. Cuando el mar descendió la lava saliente de la corteza terrestre elevó grandes cantidades de arena formando así nuevas montañas. En dos lugares alejados de sí mismos cien metros el lava formó dos rocas en las que después de miles de años fue construido el castillo.
Trosky
Ésta es la versión científica pero no se dejen engañar por los sabios. La gente que vive en la zona les puede facilitar "leyendas verdaderas" que el nacimineto de Trosky explican de varias maneras. Una de ellas nos cuenta que en las rocas se convirtieron dos niños malditos así por su madrastra porque llegaron tarde a casa. La inaccesibilidad del lugar la aprovechó Cenek z Vartemberka que en los años 1380 hasta 1390 edificó en las rocas un castillo fuerte. En cada roca colocó una torre y en la ladera entre ellas levantó murallas de altura de 13 metros y de 2 metros gruesas. Las murallas fueron aprovechadas también como palacio y en sus plantas inferiores se construyeron cómodas habitaciones. El fundador del castillo perteneció a una considerable familia aristócrata y poseía grandes latifundios en Bohemia del norte y orientel. En 1393 se vio obligado a abandonar el castillo debido a las deudas y lo ocupó la familia noble Berg. En 1428 Trosky fue quemado y diez años después fue conquistado por un bando de caballeros ladrones Sofa de Hefenbuk y Svejkar que se asentaron en el castillo hasta el año 1444. En el siglo 17 se apoderó del castillo la gran figura de la historia checa el noble Albrecht de Valdstein y a su familia pertenció durante tres siglos. Después nadie se interesaba del estado del castillo que empezó a desmenorarse.
El castillo de Trosky, foto: Zdeněk Fiedler, CC BY-SA 3.0 Unported
Trosky renació en el siglo 19 con el Romanticismo. Los pintores y poetas descubrieron el encanto de la ruina. Se escribieron versos sobre el castillo y como gran símbolo de la región apareció en varios cuadros. Trosky como casi cada castillo antiguo tiene un pasaje subterráneo secreto. Aproximadamente a 500 metros al este del castillo se encuentra entrada a una cueva de cinco metros de anchura y de siete metros de altura. Al caminar 13 metros el pasillo se hace más estrecho a dimensiones de 50 centímetros de ancho que al final es derrumbado con arena. Según las leyendas conservadas entre los habitantes el pasaje conduce a un lago subterráneo que servía como depósito de agua para el castillo. La verdad es que hasta hoy no han sido encontrados restos de pozo en el castillo. Otra leyenda dice que el pasaje secreto conduce a portón de hierro detrás del cual está escondido gran tesoro. Quién sabe, quizás está esperando a uno de ustedes. Trosky está situado en 514 metros sobre el nivel del mar y la torre al Oriente la más alta y delgada denominada - Virgen mide 57 m y la torre occidental que se llama - Vieja mide 47 m. Los nombres se deben a dos habitantes del castillo al menos así lo explica otra leyenda relacionada con el castillo. En la época cuando el castillo perteneció a la familia Berg vivieron en él abuela con su nieta. La nieta de religión católica y la abuela protestante.
El castillo de Trosky, foto: ŠJů, CC BY-SA 3.0 Unported
A pesar de ser parientes las mujeres se odiaban tanto por sus diferentes creencias que cada de ellas tuvo que vivir en distinta torre - la joven en la torre oriental y la vieja en la torre occidental y de allí provienen sus respectivos nombres. Hoy Trosky se encuentra en escombros pero en las noches tormentuosas se oye de las torres llantos y lamentaciones de las disputas entre ambas mujeres. La altura del castillo permite contemplar una estupenda panorámica no solamente a todo El Paraíso Checo pero siempre que haga buen tiempo es posible ver desde allí las cadenas montañosas de Bohemia Oriental " Los Montes Gigantes así como a la capital checa. Hasta hoy no se sabe a ciencia cierta como era el aspecto original de este castillo. No se conservó ni un cuadro ni un grabado. Todos los materiales de archivo fueron quemados y el único cuadro conservado robaron los soldados suecos durante la guerra de los treinta años en el siglo 17. Gracias a su aspecto y a la vista panorámica que ofrece, el castillo Trosky es una de las más visitadas y más románticas ruinas en la República Checa. El castillo se puede visitar desde mayo hasta septiembre todos los días y en abril y octubre durante los fines de semana. Y como se dice en la región quien viene una vez siempre vuelve.

10
50.519722000000
15.170556000000
default
50.519722000000
15.170556000000
Autor: Helena Karlasová
audio