Directivos de ČEZ reciben la mayor remuneración en la historia

Los directivos de la empresa energética checa, ČEZ, decidieron aprovechar el generoso programa de opción sobre acciones. De acuerdo al mismo, los trece gerentes de la compañía podrían ganar en este mes de enero más de 40 millones de euros entre todos.

Martin Roman (Foto: CTK)
El director general de la empresa energética ČEZ, Martin Roman, recibió en forma de acciones la remuneración más alta que ha obtenido un ejecutivo en este país. Conforme al programa de opción de la compañía, en este momento le corresponden 675 mil acciones con un precio de adquisición casi diez veces inferior al valor con que se comercializan actualmente en la bolsa. En caso de vender todas las acciones adquiridas, ingresaría en su cuenta 677 millones de coronas, o sea casi 24 millones de euros.

Jan Bubeník, que dirige una empresa de consultoría, admitió que se trata de una gratificación excepcional para Europa Central y del Este.

“La excepcionalidad se refiere a la manera en la que ellos fueron capaces de valorizar las acciones de la empresa. Y si los accionistas establecieron como criterio principal de remuneración el aumento del valor total de la empresa, los directivos están en su derecho a recibir este honorario”, apuntó Bubeník.

ČEZ fue en 2001 la primera empresa checa que aprobó un programa de motivación por acciones para los gerentes con el objetivo de involucrarlos personalmente en la prosperidad de la compañía. Mientras tanto el valor de las acciones, que representan más del 80 por ciento de la remuneración de los directivos, creció considerablemente. En los últimos cuatro años, durante los que encabeza la empresa Martin Roman, su precio subió ocho veces.

Lubomír Mlčoch, del Instituto de Estudios Económicos de la Universidad Carolina, opina que tan altas remuneraciones para los directivos pueden representar un problema moral para la sociedad.

“Se abre la brecha con respecto a los salarios medios. Además, en el caso de una empresa cuyas dos terceras partes es propiedad del Estado es también un asunto político”, indicó Mlčoch.

La empresa energética checa registró en 2007 unas ganancias que superaron mil 500 millones de euros. Se estima que este año serán 143 millones de euros más. Al éxito económico de ČEZ contribuyó su expansión a Rumania, Polonia y Hungría, pero ante todo el aumento de los precios de la electricidad. Y ello es lo que provoca las críticas de la ciudadanía checa. Desde comienzos de enero la energía eléctrica para los hogares se encareció en un nueve por ciento.

El director general de ČEZ, Martin Roman, prometió dedicar 100 millones de coronas, unos 3,6 millones de euros, adquiridos de la venta de sus acciones al liceo checo-inglés PORG de Praga.