Descartan la posibilidad de un eventual conflicto bélico

r_2100x1400_radio_praha.png

Los miembros de la OTAN acordaron que los ataques terroristas contra Estados Unidos pueden enmarcarse dentro de los compromisos contemplados en el artículo cinco del Tratado de Washington, que establece la obligación de los países aliados de defenderse mutuamente en caso de que uno de los miembros resulte atacado. Lubomír Zaorálek, presidente del Comité parlamentario para los Asuntos Exteriores checo, subraya, sin embargo, que esto no significa que la República Checa y sus aliados se sumen a una eventual represalia.

"Opino que no se producirá respuesta de fuerza. Primero, porque, por el momento, no se sabe quién perpetró el acto terrorista en Estados Unidos. Incluso en caso de hallar al autor, la respuesta de la OTAN no será motivada por una reacción emocional sino por una decisión bien premeditada y por ello no pienso que la Alianza utilice la fuerza. En todo caso, subrayo que me parece inoportuno hablar en este momento de que nos sumaríamos a un ataque".

Zaorálek advierte que lo que se constata en la declaración dada a conocer por el Consejo Eurooccidental, y lo que es, según su opinión, lo más importante, es el hecho de que todos los aliados hayan tomado lo ocurrido en Estados Unidos como una causa común y expresado la voluntad de buscar juntos las soluciones.

Pero, sin embargo, en caso de un eventual ataque aliado, ?están las Fuerzas Armadas checas preparadas para asumir sus responsabilidades?

"Repito que descarto la posibilidad de un ataque aliado porque tomando en cuenta el nivel tecnológico de armas, dudo de que se pueda hablar de una guerra clásica en la que se enfrenten ejércitos. Es muy improbable que esto pueda ocurrir. Y si nos referimos a que los miembros de la Alianza deban cumplir sus compromisos, aunque por el momento no se sabe de qué manera deberían cumplirlos, se trata más bien de buscar otras formas de cooperación, más estrechas, para analizar la situación surgida e impedir que se repita".

Refiriéndose a las medidas de seguridad tomadas por el Gobierno checo, el presidente del Comité parlamentario para los Asuntos Exteriores señaló que el Ministerio de Defensa y del Interior actuaron de manera muy profesional y que han hecho todo lo posible para garantizar la seguridad del Estado checo y de sus ciudadanos.