Cultura sin cultura

r_2100x1400_radio_praha.png

El lunes de la Semana Santa, el diario Lidové Noviny publicó los resultados de una encuesta realizada entre los lectores del mismo bajo el título de "Los líderes espirituales de la nación checa".

Según se desprende de los titulares que introducen los resultados de la encuesta, los lectores de Lidové Noviny escogieron no sólo a "los líderes espirituales de la nación checa", sino también a "las personalidades de mayor influencia sobre el pensamiento de la gente en la República Checa".

En primer lugar, salta a la vista la confusión total de dos temas diferentes: el liderazgo espiritual y la influencia pública no tienen nada en común. Además, la espiritualidad no implica automáticamente liderazgo o influencia pública.

Analógicamente, podríamos decir que en los años treinta del siglo pasado, la personalidad de mayor influencia pública era, por ejemplo, Adolf Hitler. Pero casi nadie diría que fue asimismo un líder espiritual en el sentido positivo de la palabra.

Y en segundo lugar, salta a la vista la "santa simplicidad" de los directores del diario. Esta simplicidad podemos comprenderla sólo como una especie de insuficiencia cultural o una provocación publicitaria; postura que no sorprende, porque los medios de comunicación en la época posmodernista no conocen límites morales ni culturales. Esta situación deplorable existe tanto en la República Checa, como en España, Latinoamérica, EE.UU. u otras partes del mundo globalizado. Pero volvamos al tema:

La búsqueda de un supuesto líder espiritual de la nación checa no tiene, lógicamente, ningún valor. No conocemos los criterios utilizados para presentar los nombres de candidatos ni los modelos sociológicos aplicados durante la elaboración de las respuestas. Podemos concebirlo sólo como un juego irresponsable con la confianza de los lectores ingenuos.

Partiendo de las respuestas de sus lectores, el periódico Lidové Noviny ofreció como resultado los nombres de las primeras 15 personalidades que denominó "líderes espirituales". En los primeros cuatro puestos se ubicaron: el presidente de la Cámara Baja Václav Klaus, el Presidente de la república Václav Havel, el director del canal de TV NOVA, Vladimír Zelezný y el Primer Ministro checo Milos Zeman. En otros lugares figuran también actores y protagonistas de diferentes espectáculos televisivos o cinematográficos, entonces, de veras personalidades que no pueden considerarse "líderes espirituales", al igual que tampoco los políticos de turno.

Lo único positivo de esta encuesta totalmente anticultural es que muchos de los lectores y analistas lograron reaccionar inmediatamente a los resultados publicados, protestando contra esta acción absurda, arremetiendo muchas veces con los mismos argumentos que hemos mencionado.

Autor: Vít Urban
audio