Cuando toca ir al dentista

0:00
/
0:00

¿Sabían, amigos, que el pasado mes de octubre fue dedicado en Chequia a los dientes sanos? ¿Cuándo fue la última vez que hicieron una visita a la consulta de un dentista? Si ya hace mucho, hoy pueden realizar una, además en checo.

Foto: Therese Branton / Stock.XCHNG
¿Qué te pasa, Dominika -co ti je-? Tienes mala cara -nevypadáš dobře-. Menuda fiesta la de ayer, ¿verdad?

Sí muy salvaje. Solo que en vez de copas me estaba tomando pastillas contra el dolor -prášky proti bolesti-. Es que me duele un diente -bolí mě zub-. Probablemente será una muela -stolička-. Es más, prefiero que alguien me dé una bofetada para que al menos por un rato me duela otra cosa. El dolor es insoportable -ta bolest je nesnesitelná-.

Pues, ya sabes lo que toca. Ir al dentista -jít k zubaři-.

Es que me da un poco de vergüenza -trochu se stydím-, ya que se supone que hay que acudir a una revisión -přijít na kontrolu- cada seis meses. Y yo ya estoy tardando un poco -už mám trochu zpoždění-. Seguro que el dentista me echará una bronca… -zubař mi určitě vynadá-.

Foto: archivo de Radio Praga
Bueno, cada uno lo que se merece -každý, co si zaslouží-. Haber acudido a las revisiones con regularidad -kdybys chodila na prohlídky pravidelně-. De hecho, ¿cómo funcionan aquí los servicios de dentista? Hay que pagar -platit- por todas las intervenciones -zákroky- o algo está cubierto por tu seguro médico -zdravotní pojištění-?

Pues, al principio hay que comprobar si el dentista -zubař- tiene un contrato con tu aseguradora médica -zdravotní pojišťovna-. Los que no lo tienen con ninguna son dentistas privados -soukromí zubaři- y te hacen pagar por todo. Si lo tienen, entonces sí hay intervenciones cubiertas por tu aseguradora.

¿Como cuáles, por ejemplo? -A jaké například-?

Por ejemplo… la extracción del diente -vytržení zubu-…

Menos mal, ya que con la tortura de sacarme un diente, faltaría que incluso me saque dinero del bolsillo. Sin embargo, por la anestesia local -lokální umrtvení- ya habrá que pagar, ¿verdad?

Foto: Kristýna Maková
No, la inyección -injekce- también entra en tu seguro. De todas maneras, todos los dentistas están obligados a publicar una lista de precios -ceník- de los servicios pagados en la sala de espera -čekárna-. Y de todos los servicios extraordinarios -nadstandardní služby- tienen que informarte antes de realizarlos, al igual que de su precio.

¿Y a qué más tengo derecho en el marco del seguro?

Generalmente, tienes derecho a una revisión preventiva -preventivní prohlídka- al año. Por más visitas, pagas una cuota de un poco más de un euro, con ciertas excepciones. Luego, también entra cualquier tratamiento -ošetření- como el de caries -kaz-, encías -dásně-, la limpieza del sarro -zubní kámen- o la revisión por rayos X -rentgenové vyšetření-. Asimismo, no tienes que pagar por los empastes de amalgama -amálgámové plomby- pero sí por los blancos, cuyo precio parte aproximadamente de 15 euros en adelante. Lo mismo tienes que pagar por un implante dental -zubní implantát- que te puede costar alrededor de 200 euros y más. Sin embargo, sus precios van variando.

Foto: archivo de Radio Praga
Pues, ahora no sé si la gente teme ir al dentista por el dolor o por el daño para su bolsillo.

Bueno, lo mejor es por tanto cuidar de los dientes -pečovat o zuby-. Pero yo, pese a saber que mi dentista siempre me ofrece la anestesia local, casi me desmayo-je mi na omdlení- cuando me dice: -Siéntese en el sillón -sedněte si do křesla- y abra la boca -otevřete pusu-. Viendo todos los aparatos de tortura, me pongo a rezar a que por fin me diga: -Escupa -vyplivněte si- y me mande a casa.

De todas maneras, parece que hay cada vez menos gente con ganas de desempeñar este oficio, ya que actualmente en Chequia se nota escasez de dentistas y en muchas regiones es complicado que uno te acepte como paciente. Además, con los 58 años de edad media de los dentistas checos muchos se van a jubilar en breve. Y encima toca un promedio de 1600 pacientes para un solo dentista, según los datos de la Cámara Estomatológica Checa.

Bueno, si todos son como yo, no acudiendo a las revisiones, tampoco tendrán mucho trabajo.

Bueno, o demasiado trabajo cuando por fin acudan. Oye, y si me duele un diente por la noche, existen urgencias dentales -zubní pohotovost-?

Sí, claro, pero la verdad es que no hay muchas que funcionen también por las noches. Es mejor comprobar por Internet qué ciudades disponen de urgencias. Una visita de esta consulta te costará aproximadamente cuatro euros, un precio que pagas por la visita de cualquier tipo de urgencias. Pero lo peor es que como hay pocas suele haber mucha gente. Así que la última vez, por haber esperado tanto, el dolor se me pasó solo.


(Repetición del 08/11/2013)