Consumidores checos se identifican con el estilo de compras eurooccidental

r_2100x1400_radio_praha.png

Los consumidores checos se aproximan cada vez más al estilo de compras que existe en los países de Europa Occidental. Prescindiendo del avance coheteril del sistema de hipermercados en Europa Central, las costumbres de compras en los países poscomunistas siguen destacándose por diferencias notables.

Los consumidores checos se aproximan cada vez más al estilo de compras que existe en los países de Europa Occidental.

Prescindiendo del avance coheteril del sistema de hipermercados en Europa Central, las costumbres de compras en los países poscomunistas siguen destacándose por diferencias notables.

Las diferencias están influidas principalmente por el desarrollo de la red del comercio al por menor, las costumbres de compras o las preferencias locales.

La sociedad Incoma Research observa desde hace varios años el comportamiento de los consumidores en los cuatro países que integran el Grupo de Visegrado, es decir, la República Checa, Eslovaquia, Polonia y Hungría.

El representante de dicha sociedad, Tomás Drtina, sostiene que los consumidores checos se aproximan cada vez más al modelo que existe en Europa Occidental.

Según Tomás Drtina, la República Checa registra el desarrollo más rápido de la red del comercio al por menor, lo que implica que la gente se familiariza continuamente con los nuevos comercios y puede cambir sus costumbres de compras.

El año pasado, uno de cada tres checos prefirió comprar en la red de hipermercados. Sin embargo, los compradores en Eslovaquia y Hungría prefieren al autoservicio en pequeños establecimientos.

Concretamente, esta forma de compra es preferida por más de la mitad de la población eslovaca y por más del 30 por ciento de los húngaros. Por su parte, casi el 50 por ciento de los polacos prefieren a las tiendas con mostrador.

Las causas del diferente desarrollo en los países del Grupo de Visegrado son distintas. Según el portavoz de la sociedad Incoma Research, una de las causas consiste en las diferentes bases del desarrollo de la red del comercio al por menor que existían en los cuatro países miembros hace 12 años.

Un papel importante juegan también las diferentes estructuras poblacionales. Tomás Drtina señala que, a diferencia de la República Checa, en Polonia existe un número mayor de pequeñas localidades que no atraen el interés de las compañías multinacionales. Éstas se interesan sólo por las grandes ciudades como Varsovia o Wroclaw.

Según Drtina, los checos se inclinan mucho más que los polacos a los nuevos productos, las compras con la utilización de su propio automóvil y tampoco les importa sustituir las tiendas acostumbradas por las visitas a otros establecimientos.

Los checos que no disponen de mucho tiempo para hacer compras demorosas, prefieren principalmente los hipermercados donde, además, pueden hacer compras en grandes cantidades.

El segundo grupo más importante de los compradores en hipermercados son los clientes que privilegian no sólo los bajos precios, sino también la calidad de los artículos y los servicios.

Autor: Vít Urban
audio