Conferencia Foro 2000 destacó la importancia del diálogo internacional

De izquierda: Jirí Dienstbier, Václav Havel y Ségolene Royal (Foto: CTK)

La necesidad del diálogo pacífico como un método para la solución de los problemas del mundo contemporáneo fue destacada por los participantes en la conferencia Foro 2000 que este martes concluyó en Praga.

De izquierda: Jirí Dienstbier, Václav Havel y Ségolene Royal, Foro 2000 (Foto: CTK)
Destacadas personalidades internacionales, entre ellas políticos, filósofos e intelectuales, debatieron en Praga sobre el terrorismo, la violación de los Derechos Humanos y otros problemas que aquejan al mundo contemporáneo. La conferencia Foro 2000, que desde mediados de la década de los noventa se celebra todos los años en la capital checa por iniciativa del ex presidente, Václav Havel, es una plataforma abierta de opiniones para todas las culturas y credos religiosos. El ex ministro de RR.EE. checo, Jirí Dienstbier, afirmó que en ese intercambio abierto de opiniones radica precisamente la singularidad y la fuerza del Foro 2000.

"Este año han asistido a la conferencia un sinnúmero de interesantes personalidades de diferentes zonas de la Tierra. Ha sido inspirante conocer sus opiniones sobre política y economía, y debatir sobre Derechos Humanos. Y ése es el objetivo fundamental de semejantes encuentros. No aspiramos a cambiar el mundo, pero sí queremos contribuir a su mejoría, queremos demostrar que cuando hay voluntad, siempre es posible hallar una solución pacífica a los problemas", dijo Jirí Diensbier.

En el Foro 2000 fue aprobada la llamada Segunda Declaración de Praga, en la que los participantes en la conferencia manifestaron su preocupación ante diversos problemas que aquejan al mundo. Llamaron la atención en los peligros que conlleva el proceso de globalización, destacaron la necesidad de hacer frente común al terrorismo y acentuaron la importancia de dedicar mayor atención a la educación de las generaciones jóvenes en el espíritu del humanitarismo.

Por iniciativa del ex presidente checo, Václav Havel, fue firmada una petición en apoyo a los combatientes por los Derechos Humanos en Birmania. Havel alertó sobre la situación en ese país asiático.

"Se nos dice que en Birmania reinan la paz, la tranquilidad y el orden, pero nosotros, que hemos vivido en países comunistas, sabemos muy bien que las palabras "paz y tranquilidad" pueden describir a veces también el ambiente que reina en los cementerios", recalcó Havel.

El documento expresa solidaridad con los combatientes birmanos por la libertad y la democracia y condena a las autoridades de ese país por haber utilizado las armas contra la población indefensa. La petición fue firmada por unos 450 participantes en el Foro 2000.