Compañía checa presenta juguetes de nanofibras para niños con alergias

Juguetes de nanofibras, foto: Archivo de nanoSPACE

Los padres de niños que padecen alergias ya no tendrán más problemas a la hora de escoger un juguete adecuado para su hijo. Una compañía de juguetes de Bohemia Occidental presentó recientemente en el mercado checo modelos de juguetes cubiertos de una capa de nanofibras que impide la concentración de alérgenos.

Juguetes de nanofibras, foto: Archivo de nanoSPACE
El 25% de los ciudadanos checos, aproximadamente, padecen algún tipo de alergia, y la mayoría la sufre desde su infancia. El número de menores alérgicos aumenta constantemente, lo que se debe en especial a la contaminación ambiental, según los especialistas.

Para reducir las eventuales manifestaciones de alergia en el caso de los niños sin impedirles que jueguen con sus muñecos u otros juguetes que pueden contener alérgenos, una compañía de la ciudad de Domažlice inició la fabricación de juguetes especiales para menores con alergia. Estos utensilios están hechos a mano y cubiertos de una capa especial de nanofibras que impide que en el juguete penetren los ácaros domésticos, así como las más diminutas moléculas de otros alérgenos que son hasta 300 veces más pequeñas que los ácaros, como confirma Petr Mikeš, de la Universidad Técnica de Liberec.

Petr Mikeš, foto: Archivo de la Universidad Técnica de Liberec
”La capa de textil de nanofibras poliméricas que cubre el juguete es como un suave tamiz con unos agujeros cuyo tamaño es de entre 80 y 100 nanómetros, mientras que la dimensión de las bacterias que ocasionan las alergias es de uno o dos micrómetros. Por eso los alérgenos no logran penetrar por la capa de nanofibras. Teóricamente seríamos capaces de tejerles a las bacterias un chaleco ya que hablando de placas de nanofibras nos referimos a dimensiones de 10 y hasta 15 veces menores que el tamaño de las bacterias”.

Las nanofibras eran utilizadas hasta el presente en la medicina, en el sector farmacéutico, en pigmentos para cosméticos, en la industria textil, así como en la industria electrónica avanzada. Gracias a sus propiedades, se utilizan a modo de filtro en las aspiradoras modernas y esta aplicación llevó a la idea de utilizarlas también en la fabricación de juguetes, sostiene Petr Mikeš.

La producción de nanofibras, foto: Filip Jandourek, Archivo de ČRo
“Una de las propiedades de las nanofibras es que funcionan como un excelente filtro que impide la penetración en ellas tanto de alérgenos como de líquidos. Por otro lado, permiten el traspaso del aire, cuyas moléculas logran circular por el suave filtro de estas nuevas fibras artificiales, lo que también es muy positivo en el caso de los juguetes”.

Los especialistas prevén que, en vista del creciente número de niños alérgicos en Chequia, los juguetes fabricados en Domažlice con el aprovechamiento de nanofibras registrarán una amplia demanda en el mercado.