Chequia luchará contra la corrupción limitando el anonimato de las acciones

Foto: ČT24

Gobierno y oposición se han puesto de acuerdo para llevar adelante la ley que acabará con el sistema de acciones totalmente anónimas que hacían de la República Checa un caso prácticamente único en el mundo. Se espera que la medida suponga un paso decisivo contra la corrupción.

Foto: ČT24
Pongamos como ejemplo una empresa recién surgida y sin empleados, que gana de forma dudosa una licitación pública por valor de varios millones de euros. La Policía Anticorrupción investiga, pero las sospechas de malversación no pueden ser probadas: los propietarios de la compañía son anónimos, no los puede conocer ni el Gobierno, y por tanto es imposible demostrar si hubo desfalco.

La República Checa es uno de los pocos lugares del mundo donde las acciones de una sociedad pueden ser completamente anónimas, junto a las Islas Marshall, Guatemala, Nauru y la dependencia británica de Anguila.

Petr Nečas, foto: ČTK
Ahora, y tras un año de deliberaciones, la coalición gubernamental ha decidido llevar a cabo el proyecto legislativo, que será votado este martes en la Cámara de Diputados. El primer ministro checo, Petr Nečas, lo considera un gran avance en la lucha contra la corrupción.

“Se trata de que pueda ser revelada la estructura de propiedad de las empresas, de que las compañías que participan en concursos públicos o reciben subvenciones sean claras y transparentes”.

La propuesta gubernamental consiste en limitar el anonimato, obligando a los accionistas a que se inscriban en un registro central de propietarios o que depositen las acciones a su nombre en una entidad bancaria. De esta manera las acciones seguirían siendo anónimas para el público en general pero podrían ser trazadas por una investigación policial.

Se trata del modelo austriaco, parecido también al español, que contrasta con el seguido por otros países europeos como Bélgica, Italia o Finlandia, donde las acciones anónimas están prohibidas.

Pavel Suchánek
La iniciativa ha sido recibida tibiamente por el presidente saliente de la República Checa, Václav Klaus, que la calificó de intrascendente. Dentro del Partido Cívico Democrático, la formación del primer ministro Petr Nečas, se han levantado voces en contra, como la del diputado Pavel Suchánek, que cree que la ley ocasionará gastos innecesarios a las empresas.

Por su parte, la oposición socialdemócrata, aunque preferiría la total prohibición de este tipo de acciones, ha decidido respaldar la nueva legislación, como comentó el presidente de la formación, Bohuslav Sobotka:

Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
“Como partido de oposición estamos preparados para votar, y lo haremos para cambiar en lo posible la situación legal actual. En cuanto a la discrepancia del señor Suchánek, comprendo que a los cívico-demócratas les cuesta distanciarse de la defensa de las sociedades anónimas, en cuya defensa ha estado basada su política durante muchos años”.

La reforma fue solicitada hace ya unos diez años por el Partido Democristiano, y desde entonces se han barajado propuestas que nunca han llegado a materializarse, la última la del partido Asuntos Públicos al comienzo de la legislatura.

Según la ONG Fundación contra la Corrupción, en Chequia el 53% de las empresas se beneficia de este tipo de acciones totalmente anónimas. Según el proyecto académico zIndex, que investigó todos los concursos públicos entre 2006 y 2010, las sociedades anónimas checas obtuvieron muchas más licitaciones que las transparentes. De hecho consiguen entre un 20 y un 70% más de beneficios que aquellas que tienen propietarios públicos, datos que el estudio asocia a una mayor sensibilidad a la corrupción.