Chequia desea participar en la construcción del avión no tripulado europeo

Foto: ČTK

La República Checa está dispuesta a sumarse al proyecto comunitario para la construcción de aviones europeos sin piloto. A diferencia de algunos políticos comunitarios, el primer ministro checo Jiří Rusnok, cree que se trata de un buen proyecto.

Foto: ČTK
La principal alianza militar para la defensa europea es la OTAN, pero esto no quiere decir que no existan otras instituciones que velan por la seguridad de los países de la Unión Europea.

Gracias a la política exterior y de seguridad comunitaria las Fuerzas Armadas de los diferentes países miembros participan en la defensa común de la Unión Europea.

En la reciente cumbre de jefes de Gobierno de los países comunitarios, el primer ministro británico, David Cameron, sostuvo que es correcto que los países cooperen en temas de seguridad, pero que no es correcto que la Unión Europea tenga armas, ejércitos o aviones.

Si bien el político británico es contrario a la fabricación de un avión militar europeo no tripulado, el primer ministro checo Jiří Rusnok, desea que Chequia se sume al proyecto.

“Esa hipersensibilidad respecto a la competencia de cara a la OTAN es completamente innecesaria. Desde nuestro punto de vista se trata de algo complementario”.

Jiří Rusnok, foto: Filip Jandourek,
El jefe del Gobierno checo considera que los proyectos comunes representan un importante aporte para los países comunitarios ya que pueden ayudarse mutuamente en el desarrollo de tecnologías y ahorrar en gastos.

El viceministro de Defensa checo, Daniel Koštoval, asegura que en la mayoría de los países comunitarios hay consenso sobre la necesidad de que Europa tenga un tipo de avión militar no tripulado propio a más tardar entre los años 2020 y 2025.

El hecho de que los europeos dispongan de un avión sin piloto de las más nuevas generaciones significa que no tendrán que comprar este tipo de aeronaves fuera del Viejo Continente.

La industria aeronáutica checa estima que el próximo año puede invertir unos 200.000 euros en ese proyecto.

Los países comunitarios planean utilizar el avión no tripulado en programas de ayuda humanitaria o en misiones internacionales. La Comisión Europea propuso en junio de este año una inyección económica de 96.000 millones de euros para la industria armamentista.