Checos empiezan la nueva era derrotando Bélgica

Jaroslav Plašil y Milan Baroš, foto: ČTK

Ivan Hašek vivió un logrado estreno en el banquillo de la selección checa de fútbol. Sus pupilos derrotaron por 3-1 a Bélgica en el amistoso disputado este miércoles en la ciudad de Teplice, Bohemia del Norte.

Jaroslav Plašil y Milan Baroš, foto: ČTK
En Teplice, ambas selecciones necesitaban, sobre todo, aumentar su confianza en vista de los partidos vitales que jugarán en septiembre en las eliminatorias para el Mundial 2010. Los belgas se enfrentarán a España, mientras que los checos se medirán con Eslovaquia. Los dos equipos necesitan ganar a toda costa para conservar la esperanza de clasificar para el campeonato.

Los ‘diablos rojos’ dominaron el comienzo del partido e inauguraron la cuenta en el minuto 12 gracias a un tiro de media distancia de Vertonghen. En esos momentos los checos eran inofensivos y perdían balones fácilmente, explica el entrenador Ivan Hašek.

“La responsabilidad puede haber atado las piernas a mis jugadores al principio, por que empezaron mal. Unas cinco veces perdimos el balón en nuestra mitad del campo, lo que nos complicó la vida. Pero con el tiempo, nos tranquilizamos y todo mejoró. Sin embargo, eso no nos puede pasar en Eslovaquia, allí tenemos que jugar al cien por ciento desde el primer momento y sin errores”, alertó Hašek.

Los checos consiguieron dar vuelta al resultado en la primera mitad tras un remate a quemarropa de Hubník y un penal materializado por Baroš. En la segunda parte, el zaguero Rozehnal selló el marcador tras un córner de Plašil.

Ivan Hašek, foto: ČTK
Este último sobresalió en las filas del equipo checo. El ex jugador del Osasuna de Pamplona tuvo varios momentos buenos arriba y mostró que podría convertirse en el cerebro de la línea medular, en caso de que el líder de la ofensiva checa Tomáš Rosický no logre recuperarse a tiempo de su lesión muscular que sufrió recientemente con el Arsenal en la Copa Emirates.

Otra vez volvió a ponerse en evidencia que con la ausencia de Rosický disminuye notablemente la creatividad de la ofensiva checa. El cuadro nacional marcó tres goles, pero todos de situaciones a balón parado y no pudo crearse muchas ocasiones de juego.

Ivan Hašek espera poder contar para el partido contra Eslovaquia con el mejor goleador checo. Jan Koller se retiró en 2008, pero prometió volver para ayudar al equipo nacional a superar los difíciles momentos que está viviendo.

En las eliminatorias para el Mundial, los checos ocupan la penúltima plaza, por encima de la modesta selección de San Marino, y suman siete puntos menos que su próximo contrincante, Eslovaquia, que encabeza el Grupo 3.


Amistoso:

CHEQUIA 3 – BÉLGICA 1

Estadio: Na Stínadlech (Teplice). 14.000 espectadores.

Árbitro: Peter Sippel (Alemania) amonestó con tarjeta amarilla a Štajner, Pudil (Chequia) y Vertonghen (Bélgica).

Goles: 0-1, Vertonghen, min. 12; 1-1, Hubník, min 27; 2-1, Baroš (de penal), min. 41; 3-1, Rozehnal, min. 79.

Chequia: Čech; Grygera (Pospěch, min. 46), Sivok, Hubník (Rozehnal, min. 46), Kadlec; Štajner (Šimůnek, min. 88), Jarolím (Jankulovski, min. 46), Polák, Plašil; Svěrkoš (Necid, min. 66), Baroš (Pudil, min. 46). Entrenador: Ivan Hašek.

Bélgica: Stijnen; Vanden Borre, Van Buyten, Vermaelen (Simmons, min. 46), Van Damme; Dembele, Defour, Vertonghen (Alderweireld, min. 86), Hazard (Mirallas, min. 67); Fellaini (Mpenza, min. 46), De Sutter (Sonck, min. 46). Entrenador: Frank Vercauteren.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio