Caso de avión con armas checas sigue sin responsables

r_2100x1400_radio_praha.png

La dirección de la empresa checa Thomas CZ rechaza cualquier responsabilidad por el cargamento de armas retenido en Bulgaria. Insiste en que el envío de Thomas CZ a Georgia comprendía sólo un determinado tipo de arsenal pero que en ningún caso incluía armamento y municiones destinadas a Eritrea.

El escándalo internacional en torno al cargamento de armas checas retenidas en el aeropuerto búlgaro de Burgas adquiere cada vez mayores dimensiones. Las autoridades búlgaras indicaron que el avión con el armamento a bordo permanecerá en el país hasta que las partes involucradas, es decir, la República Checa y Georgia presenten una explicación de lo ocurrido.

El transporte oficial de armamento de la empresa checa Thomas CZ a Georgia estaba a cargo de la empresa transportista Volare de Ucrania. El incidente surgió cuando el avión con el armamento a bordo, después de hacer una escala en Burgas y en vez de dirigirse a Georgia, pidió permiso para proseguir su vuelo con destino a Eritrea, país sobre el que pende un embargo de la ONU y de la Unión Europea para la venta de armas.

Representantes de la empresa Thomas CZ insisten en que alguien aprovechó el envío oficial de armamento a Georgia para encubrir un contrabando de armas destinadas a Eritrea, entre las que figuran por ejemplo ametralladoras tipo Kalashnikov.

La Thomas CZ es una de las más importantes empresas checas especializadas en el comercio de armas y uno de los más frecuentes mediadores de las transacciones que en ese terreno realiza el ministerio de Defensa checo.

Mientras tanto, Georgia aseguró que había solicitado de la parte checa sólo determinado tipo de armamento y piezas de recambio y que nada tiene en común con el resto del cargamento. También la República Checa se niega a asumir cualquier compromiso. El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Ales Pospísil indicó que desde el punto de vista del derecho internacional, la responsabilidad del suministrador por el envío termina con su entrega a la empresa transportista contratada.