Carlos de Nicaragua busca la paz y el amor por medio de la militancia

Carlos de Nicaragua, foto: Roman Casado

Carlos de Nicaragua ha lanzado este año su nuevo disco titulado ‘Militante’. El ex integrante de Mano Negra, que vuelve a ofrecer en el álbum una mezcla retumbante de salsa y reggae, hace poco pasó por la República Checa para promocionar su último trabajo.

Carlos de Nicaragua, foto: Roman Casado
Nacido como Charles Wiltshire Hamilton en Nicaragua de descendencia jamaicana y ghanesa, el artista compone una música que une el compás hipnótico del reggae con una calurosa salsa que suelta la emoción. Esa música la trae en la sangre desde niño.

“Me acuerdo que en mi casa yo bailaba salsa, reggae, cumbia, merengue, palemayo, zuco, entonces cuando decidí entrar en la música, quise hacer algo original, me recordé de mis bailes y de lo que me decía mi mamá: “baila como cantes y canta como bailes”. Entonces comencé a hacer una mezcla de salsa y reggae. He visto que a la gente le gusta mucho, porque es una música caliente, calurosa, bailable y la gente participa bastante y me gusta mucho”, subraya.

El nicaragüense, que se radicó en Francia para estudiar cinematografía, en 1993, conoció a Manu Chao que lo invitó a sumarse a Mano Negra.

“Entonces Manu se interesó en meter reggae en su música y quería comprenderlo, no lo conocía en ese momento. Entonces fue un rasta que le dijo, oye yo conozco a Carlos de Nicaragua que canta reggae en español, te lo voy a presentar. Manu me llevó a su grupo, hicimos un jam session y así fue que se abrió la amistad con ellos”, dice.

Carlos participó en la grabación del disco ‘Casa Babylon’, de Mano Negra, siendo coautor de la canción ‘El Alakran’, y después formó parte del proyecto Radio Bemba Sound System.

Una vez terminada la colaboración con Manu Chao, el nicaragüense creó su propio grupo. El mensaje de su música es transmitir amor, paz y solidaridad. Para conseguirlo, a veces es necesario ser militante, según explica el vocalista, orientado al movimiento rastafari, que no oculta su radicalismo juvenil.

“Militante no quiere decir solamente: toma el arma, vamos allí, política, no. Militante, porque tú estás haciendo constantemente algo por ejemplo por la paz, entonces eres militante de la paz y el amor, estás trabajando todo el tiempo por eso, estamos en ese compromiso. Mi militancia ahora es más abierta, humanitaria, de amor y solidaridad”, según menciona.

Carlos canta sobre el poder de la música, el amor, las mujeres, así como del peligro de las drogas, entre otras cosas. Cuidado, va a caer la nieve, es decir, la cocaína, advierte en una de sus piezas del peligro de la drogadicción.

Carlos de Nicaragua
“Esa fue una canción que vino de la experiencia de giras que hice en España, sobre todo, en Barcelona, y la cantidad de jóvenes que tomaban la cocaína. El casi 95 por ciento de los billetes de cien euros llevaba las huellas de cocaína. Entonces yo miraba que por todos lados la juventud se metía en eso, así que dije: chivísima, cuidado, que va a caer la nieve, es peligroso, y lo explico de una manera irónica”, señala.

El cantante también puso música a la letra del poema ‘Sense Maya’, del cubano Nicolás Guillén.

Planeta Multicolor
“Siempre en los tiempos en Nicaragua en las universidades yo recitaba ese poema, que tiene mucho ritmo, congas y timbales y todo eso, pues yo lo metí en una versión salsa reggae en honor a Nicolás Guillén, porque él dijo que en Cuba no hay negros ni blancos, lo que hay son mulatos”, dice.

Carlos de Nicaragua volvió a deleitar este año al público del festival ‘Planeta Multicolor’ celebrado en la ciudad de Ústí nad Labem, que busca apoyar la integración de los extranjeros en la sociedad checa. El vocalista volvió a cantar ante el público de dicho festival tras un paréntesis de tres años.

“Yo ya vine a este festival en 2007 y a la gente le gustó mi música, o sea que querían verme de nuevo, así que nos trajeron ahora para este festival en 2010. Mucha gente vino a vernos, la plaza estaba llena y dimos una hora de concierto que fue una siesta, no fiesta sino siesta, y la gente gozó bastante. Había muchos niños enfrente y la pasamos muy bien”, subraya.

Bob Marley
El músico tiene previsto regresar el próximo año a Nicaragua para dedicarse al cultivo de plantas medicinales, pero siempre siguiendo su objetivo principal, tocar una música de manera que la gente se sienta bien al escucharla, así como lo expresa la palabra de los rastafaris ‘Yrie’, otra de las canciones del nuevo disco de Carlos de Nicaragua.

“Yrie quiere decir me siento bien. Entonces en esta canción trato de invitar a la gente a sentirse bien a olvidar sus penas. Porque como dice Bob Marley: Cuando la música te golpea, no sientes dolor”, afirma el vocalista.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio