Cada vez más adolescentes y niños en Chequia padecen anorexia o bulimia

Foto: peter w, stock.XCHNG

La anorexia nerviosa y la bulimia representan un serio peligro para el sano desarrollo de los niños y adolescentes en Chequia. Niños de edad cada vez menor padecen de esos trastornos alimentarios, cuyas causas hay que buscarlas entre otros factores, en las presiones de una sociedad obsesionada por la delgadez.

Miroslava Navrátilová, foto: ČT24
Revistas de moda y de sociedad con imágenes de modelos delgadas y hasta flacas que se pueden comprar en los kioscos de cada esquina, es lo que más leen actualmente los adolescentes en Chequia, si no están en la escuela o conectados en ese momento a las redes sociales. La obsesión por la delgadez se ha convertido en un gran problema, ya que en los últimos años ha aumentado considerablemente el número de adolescentes y hasta de niños de entre seis y diez años, enfermos de anorexia o de bulimia.

Según un estudio, una de cada quince adolescentes checas padece de algún trastorno alimentario, pero aumenta también el número de varones con esos problemas, advierte Miroslava Navrátilová, experta en alimentación y metabolismo del Hospital Universitario de Brno.

“En el caso de las niñas, la causa principal es el culto de la delgadez. Se hace publicidad de las tallas de ropa más pequeñas y la niña que vista una talla mayor es considerada gorda. Es un problema de la actualidad porque por ejemplo, la famosa actriz Marilyn Monroe, vestía ropa de una talla que actualmente corresponde al número 46, o sea bastante grande. En el caso de los varones se trata de niños sobreprotegidos por sus padres, o que tienen pocos amigos, que sufrieron un acoso sexual en su niñez y ahora desconfían de sí mismos y se odian a sí mismos y a su cuerpo”.

En Chequia no existe un registro central de los enfermos de anorexia o bulimia, por lo que se desconoce su número global exacto. Pero por ejemplo, en 2012 los consultorios nacionales de ese tipo de problemas trataron a 3.461 pacientes y las clínicas psiquiátricas hospitalizaron a 330 personas con anorexia o bulimia. El 91% de los enfermos eran mujeres. La mayoría de los pacientes eran personas en torno a los 20, pero había entre ellos también muchos pacientes menores de 15 años.

Algunos de los afectados deben someterse a tratamientos durante largos años, como es el caso de Monika, que contó su historia a la Televisión Checa. Esta mujer joven de Moravia tenía 60 kilos cuando era adolescente, pero pasado un par de años llegó a pesar 32 kilos.

Foto: peter w, stock.XCHNG
“Todo comenzó cuando alguien me dijo que era gorda, por lo que me puse a dieta. Dejé de cenar, luego también de almorzar y de comer casi por completo. Comía dos tomates o una manzana al día. Creía que mi gordura comenzó con mi embarazo cuando subí 24 kilos, pero el problema era más profundo. Seguí con la dieta hasta llegar a pesar 32 kilos. Desde hace 14 años estoy en tratamiento en una clínica, pero todavía no estoy del todo bien. Cuando tengo algún problema en el trabajo o en mi vida personal, dejo de comer nuevamente y tengo depresión. A veces paso unos tres días sin levantarme de la cama”.

La anorexia o la bulimia pueden causar otros problemas físicos y también psíquicos. El paciente puede tener problemas dermatológicos y de metabolismo, padecer enfermedad renal y dificultades cardíacas, puede perder los dientes y el cabello y las niñas dejar de menstruar. En algunos casos los problemas llevan incluso a la muerte del afectado.

Con el fin de frenar el creciente número de pacientes con anorexia y bulimia entre los niños y adolescentes especialmente, diversas organizaciones estatales y cívicas promueven programas educativos centrados en el tema en escuelas, así como en centros preescolares. Los especialistas destacan a la vez que un rol insustituible le corresponde a los padres, que deberían velar por la sana alimentación y estilo de vida de sus hijos y prevenir a tiempo el surgimiento de semejantes problemas.