Austria persiste en bloquear pasos fronterizos para protestar contra Central nuclear checa

r_2100x1400_radio_praha.png

Austria persiste en bloquear los pasos fronterizos con la República Checa para manifestar su desacuerdo con la puesta en marcha de la Central nuclear de Temelín. El portavoz del ministerio de RR.EE., Ales Pospisil, advirtió este martes que semejantes actividades no impedirán que la planta empiece a funcionar según lo planeado.

El portavoz, Ales Pospisil, insistió en que el bloqueo de los

pasos fronterizos era contraproducente, porque la Central de Temelín responde a los requisitos estándar de seguridad.

"Las protestas en el marco de la ley, son actividades legítimas a las que tienen derecho los ciudadanos, puesto que manifiestan su temor o desacuerdo, pero el bloqueo de los pasos fronterizos respaldados o convocados por agrupaciones políticas terminan dramatizando y politizando innecesariamente la puesta en marcha de la central de Temelín" sostuvo Roucek.

Algunos sectores checos consideran que el bloqueo de los pasos fronterizos, el fin de semana pasado, y la organización de otros, rozan con la histeria y lo absurdo, y que al final de cuentas Austria no vende su mejor imagen a nivel europeo.

Por su parte, el portavoz del Gobierno checo, Libor Roucek, advirtió que la convocatoria de un nuevo bloque para este viernes, no puede entenderse como una manifestación de relaciones de buena vecindad.

Una de la personas más activas en las acciones contra la central de Temelín el gobernador de Alta Austria, Josef Puhringer, advirtió que las protestas serán cada mayores.

La programada puesta en marcha de la Central nuclear de Temelín ha enfriado las relaciones entre Praga y Viena. Desde los años 70, Austria mantiene una fuerte política contra la energía nuclear, y ahora ha levantado su dedo amenazador contra los vecinos checos aspirantes a la ampliación de la Unión Europea.

Autor: Federico Picado
audio