Aprendemos checo en un bar

Иллюстративное фото: Кристина Макова, Чешское радио - Радио Прага
0:00
/
0:00

En vista de que hoy día hace un buen tiempo, je pěkné počasí, abandonaremos los pupitres e iremos al centro de la ciudad. Podemos sentarnos en la barra de un bar, k barovému pultu, en uno de esos locales al aire libre, pod širým nebem, comernos unos bocadillos, jednohubky y tomarnos un buen cóctel, dobrý koktejl o una cerveza, jedno pivo…

En vista de que hoy día hace un buen tiempo, je pěkné počasí, abandonaremos los pupitres e iremos al centro de la ciudad. Podemos sentarnos en la barra de un bar, k barovému pultu, en uno de esos locales al aire libre, pod širým nebem, comernos unos bocadillos, jednohubky y tomarnos un buen cóctel, dobrý koktejl o una cerveza, jedno pivo…

…sin olvidar que estamos aquí para aprender checo, naučit se česky.

Naturalmente, y eso lo estamos haciendo, to děláme. Porque compartimos con nuestros amigos, užíváme si s přáteli, que son ustedes, nuestros oyentes, naši posluchači, mientras les vamos enseñando nuevas palabras en checo.

Palabras, slova relacionadas con las bebidas, pití y los bares, bary.

Pero ello no quiere decir que debemos tomar bebidas alcohólicas, alkoholické nápoje. Fíjate que en este bar que hemos escogido, además de cócteles con alcohol, koktejly s alkoholem, ofrecen otros, sin alcohol, bez alkoholu. Por ejemplo, un mojito cubano sin alcohol.

Prefiero un cóctel más exótico, více exotický koktejl de varios colores y decorado con fruta, ozdobený ovocem. Sin olvidar, claro está, una bonita pajilla, brčko.

Esperemos que cuando estés tomando ese cóctel, tengas por delante esa hermosa vista panorámica de Praga y escuches la música en directo de este local, no se te olvide que estamos dando una clase del idioma checo.

Yo pediré agua con gaz, perlivou vodu, y un vaso lleno de cubos de hielo a plnou sklenici kostek ledu. Espero que eso me ayude a sobrevivir, přežít ese calor sofocante de los últimos días. Luego me tomaría un jugo (sumo) de naranja, pomerančový džus y al final, digamos, un daiquirí.

Le pediré a la camarera, servírka que ya te lo traiga, para que no sigas pidiendo más cosas.

Bueno, ya no pediré nada más, už si nic neobjednám. Lo cierto es que siempre que entro en un local como éste, lleno de olores ricos, krásné vůně, tengo ganas, mám chuť de saborearlo todo.

Así que dejamos a mi colega que lo saboree todo y ustedes, estimados estudiantes de checo, dentro de una semana podrán ‘degustar’ una nueva lección de este idioma …

…en Hable Checo con Radio Praga. ¡Hasta entonces!