Alto precio del petróleo pone en crisis al transporte aéreo

Tras el boom de los vuelos baratos, muchas líneas aéreas empezaron a reducir sus vuelos. Los altos precios de los carburantes obligan a las grandes aerolíneas a cancelar destinos para evitar así declararse en quiebra.

La crisis de las líneas aéreas llegó a Europa. Este verano los checos y europeos en general pudieron beneficiarse de precios baratos de billetes de avión, pero todo parece indicar que la fiesta se terminó.

El alto precio del petróleo ha empezado a azotar a las compañías aéreas de bajo coste, lo que significa que a partir del otoño los precios estarán por las nubes.

De acuerdo con Giovanni Bisignani, director general de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), las aerolíneas nunca antes habían tenido que repeler una crisis tan fuerte.

Se toma todo tipo de medidas que van desde la reducción de personal, venta de aviones, hasta la cancelación de destinos.

La compañía de bajo coste SkyEurope una de las más populares en la República Checa canceló vuelos de Praga a Sofía, en Bulgaria y a Košice, en Eslovaquia, para empezar.

Por su parte, Ryanair una de las mayores empresas de transporte aéreo en Europa anunció que cancelaba cientos de vuelos a lo largo y ancho del Viejo Continente.

Otras empresas han optado por dejar sus aeronaves en tierra, porque sostienen que así reducen sus pérdidas. Las líneas aéreas checas (ČSA) anunciaron por ahora el aumento del precio de sus billetes aplicando un sobrecargo por combustible, al tiempo que pusieron en venta dos de sus aviones para vuelos de larga distancia.

Los primeros cálculos indican que las compañias de transporte aéreo miembros de la IATA podrían acusar pronto pérdidas por seis mil millones de dólares.