Agujeros en el sistema electoral checo

Foto: CTK

La celebración de las elecciones presidenciales en la República Checa se vio amenazada por la incapacidad de los legisladores de llegar a un acuerdo respecto a la forma de la votación.

Pavel Rychetský (a la derecha) Foto: CTK
En el propio comienzo de la sesión conjunta de las dos Cámaras del Parlamento, que este viernes se reunieron en el Castillo de Praga para elegir al nuevo presidente, no se había decidido si la votación sería secreta o pública. Mientras que la Cámara Alta insistía en la votación secreta, la Cámara de diputados insistía en una votación pública. A causa de la disputa, el actual mandatario, Václav Klaus, señaló el jueves que veía amenazada la celebración de las elecciones.

El presidente del Tribunal Constitucional, Pavel Rychetský, considera no obstante que la forma de votación no debería obstaculizar las elecciones.

“El sistema constitucional no impone que durante la elección presidencial las dos Cámaras deban efectuar la votación de la misma forma. Asimismo, una de las Cámaras no puede obligar a la otra de qué manera debe votar. Cada una de las Cámaras se deciden independientemente y cada una, naturalmente puede votar de manera distinta. Una en forma secreta y la otra de manera pública”, recalcó Rychetský.

Foto: CTK
El eurodiputado Jan Zahradil, dijo en entrevista para Radio Praga que considera que las dos Cámaras del Parlamento deberían ponerse siempre de acuerdo sobre los aspectos técnicos de las elecciones.

“Considero que sería extraño que durante la elección presidencial cada una de las Cámaras del Parlamento votaran de manera distinta, o sea, una en secreto y la otra públicamente”.

Los comunistas apoyan la elección pública, pero los observadores se han interesado por cuál de los dos candidatos votarán. Resulta que esa agrupación podría ser el fiel de la balanza en estas elecciones. El vicepresidente del partido, Jiří Dolejš, dijo a Radio Praga que este asunto fue debatido intensamente por su agrupación.

“Hemos acordado que en la primera vuelta de la elección respaldaríamos a Jan Švejnar, para que los dos candidatos tengan asegurado que pasarán a la segunda. Nuestra estrategia para la segunda vuelta debemos debatirla todavía y en la tercera ronda estamos decididos a no apoyar a ninguno de los candidatos”, acotó Dolejš.

Los observadores sostienen que las elecciones presidenciales en la República Checa tienen esta vez a dos candidatos muy equilibrados.