Aclarado un malentendido entre Chequia e Italia por la distribución de mascarillas

Foto: ČTK/Vojtěch Hájek

Recientemente, la Policía checa incautó miles de mascarillas tras sospechar que iban a ser usadas para especular en el mercado. La investigación posterior reveló que parte de estos elementos estaba destinada a Italia.

Foto: ČTK/Vojtěch Hájek

El diario italiano La Repubblica realizó una publicación este pasado sábado en el que se acusaba a la República Checa de incautar material sanitario con destino a Italia.

Foto: Policie ČR
Este artículo, que dejaba en mal lugar al Gobierno checo y del que también se hicieron eco medios franceses, causó un gran revuelo entre los lectores italianos. En Italia, el país europeo más golpeado por el coronavirus, y donde algunos ciudadanos comienzan a cuestionar el papel de la Unión Europea en estos momentos de crisis, una información de estas características sentó como un jarro de agua fría.

Sin embargo, desde el Gobierno checo ya se ha explicado que fue un malentendido, y que los hechos no sucedieron tal y como narró el diario italiano.

Todo comenzó cuando la Policía checa entró en un almacén de Lovosice, una localidad del norte de Bohemia, tras conocer que en su interior se encontraban 680 000 mascarillas y 28 000 respiradores, y que la empresa responsable de entregárselas a los hospitales quería subir su precio en el último momento. Se trataba, por lo tanto, de una operación contra especuladores.

Lo que el Gobierno checo todavía no se explica es por qué parte de los materiales que allí se hallaron -y no la totalidad de lo incautado, como se señaló desde Italia- pertenecían a un envío de la Cruz Roja de la ciudad china de Qingtian, que estaba destinado a sus compatriotas chinos en Italia. En principio, este material debería haber llegado de forma directa al país alpino.

Tomáš Petříček, foto: ČT24
En nombre de Chequia, el ministro de Relaciones Exteriores, Tomáš Petříček, no ha tardado en pedir disculpas. A pesar de que todavía no está claro la ruta que siguió dicho material, el Gobierno checo ya ha entregado a Italia la parte que le correspondía. Según explicó Petříček en redes sociales: “Ya hemos enviado a Protección Civil de Italia nuestras disculpas y 110 000 mascarillas como compensación por las que fueron incautadas por error. La Policía está investigando cómo llegaron a la República Checa. También hemos llevado a más de 40 ciudadanos italianos de vuelta a su país en autobús”.

En su artículo, el medio italiano hacía referencia a que una de sus fuentes era un trabajador de la ONG checa AMO, Lukáš Lev Červinka, quien sin embargo ha negado haber hecho tales afirmaciones.

Por su parte, el ministro del Interior checo, Jan Hamáček, declaró para el diario Respekt que los paquetes con las mascarillas no estaban marcados con la bandera de ningún país, ya que se trataba de un envío civil. Por el momento, los investigadores checos siguen indagando en el asunto, pero sospechan que las cajas fueron robadas en su traslado de China a Italia.