Se prevé una desaceleración de la economía por el coronavirus

Foto: Lenka Žižková

Las medidas de prevención contra el coronavirus que se adoptan en Chequia tienen un impacto negativo en la economía nacional, coinciden los analistas. El desarrollo económico del país depende en gran medida de la duración de las medidas, apuntaron.

Foto: PublicDomainPictures / Pixabay, CC0

Los economistas afirman que los impactos de las medidas contra el coronavirus de Wuhan en la economía checa podrían traducirse en la caída del PIB (Producto Interno Bruto).

En caso de que las medidas de prevención, como el cierre de las escuelas y la prohibición de celebrar actividades con participación de más de 100 personas se mantengan sólo unas pocas semanas y no abarquen una reducción en el sector productivo, los impactos negativos en la economía no serían graves.

Foto: Lenka Žižková
Pero si se prolongasen varios meses, las personas reducirían sus actividades y compras, las empresas la producción y las inversiones, y esto podría afectar significativamente a la economía checa, dijo a la Radio Checa Patrik Rožumberský, analista de UniCredit Bank.

Una cuarentena de dos semanas que paralizara la mitad del sector económico checo significaría una pérdida de unos 781 millones de euros, equivalentes al 0.3 del PIB. Otro impacto negativo podría traer un eventual pánico y temor entre los ciudadanos que se traduciría en la caída del consumo de los hogares, así como en la disminución de las inversiones de una parte de las compañías del país.

Los especialistas calculan que el más afectado por las medidas contra el nuevo coronavirus será el sector turístico, los hoteles y restaurantes. Y también todos los demás sectores que organizan actividades para más de cien personas. Pero lo que puede afectar a todos es que la eventual limitación de la producción podría llevar a la reducción del horario laboral y de los salarios.

No obstante, nadie se atreve a predecir en estos momentos cómo será la situación en realidad. Todo depende de un pronto éxito en la lucha contra el coronavirus de Wuhan, coinciden los analistas.