Rusia sostuvo en Praga que nunca ha querido estar en la OTAN

Igor Ivanov, foto: CTK

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Igor Ivanov sostuvo en Praga, tras la reunión del Consejo de la OTAN, que su país nunca ha querido ser miembro de la Alianza Atlántica.

Igor Ivanov, foto: CTK
Tras la cumbre de la OTAN en Praga donde se anunció la ampliación de la Alianza a siete países poscomunistas, el Consejo de la OTAN mantuvo conversaciones bilaterales con Rusia.

Consultado por la prensa, de si Rusia dislocará unidades militares cerca de los países bálticos que ingresaron a la OTAN, el ministro Ivanov sostuvo que Moscú debe primero estudiar los documentos aprobados en la cumbre de Praga y después tomará las medidas correspondientes.

"Siempre hemos dicho que una ampliación mecánica de la OTAN, sin una reorientación de su programa militar, no está en consonancia con las ideas de seguridad en el mundo, en particular en el espacio euro-atlántico", declaró Ivanov, al término del Consejo Rusia-OTAN.

George Robertson, foto: CTK
El secretario general de la OTAN, George Robertson, insistió en que las conversaciones del Consejo no giraron en torno a la ampliación, sino que alrededor de la cooperación entre la Alianza y Rusia.

"Esta ampliación mantendrá y aumentará la fortaleza de la OTAN, no irá contra la seguridad ni los intereses de ningún Estado; se trata de una decisión crucial", dijo Robertson, al tiempo que agregaba

"Esto no es todo, la OTAN no se quedará en 26 miembros, mantendrá abiertas sus puertas para más candidatos de los Balcanes", en clara alusión a Macedonia y Albania, candidatos oficiales a la Alianza que ahora no fueron invitados.

La adhesión a la OTAN representa para los países poscomunistas una especie de alivio psicológico después de décadas bajo la opresión y dominio soviéticos.

Los viejos enemigos son ahora aliados en un planeta en el que ha cambiado el escenario mundial a partir de la caída del Muro de Berlín, y ahora se redibuja el mapa geopolítico de Europa para enfrentar nuevos desafíos y peligros, por lo que son indispensables nuevas misiones, nuevas capacidades y nuevos amigos.

George Bush, foto: CTK
El presidente estadounidense, George Bush, partió de Praga hacia San Petersburgo, donde se reunirá con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

"Viajo a San Petersbursgo para visitar a mi amigo Vladimir Putin e informarle que la ampliación de la OTAN no está en contra de los intereses de Rusia", explicó el presidente Bush antes de abandonar la capital checa.

La OTAN también decidió crear una Fuerza de Respuesta Rápida capaz de combatir en cualquier lugar del mundo donde surja una amenaza para la seguridad de sus miembros.

Según explicara Robertson, se trata de una "decisión firme y no de una simple declaración, ya que esa fuerza deberá ser operativa de forma inicial lo antes posible".

De acuerdo al comunicado oficial de la OTAN, la Fuerza debería alcanzar su capacidad operativa mínima antes de octubre de 2004 y estar completamente lista a más tardar en octubre de 2006, y deberá ser "flexible, desplegable, interoperativa y apta para mantener operaciones prolongadas".

La Fuerza de Respuesta Rápida deberían integrarla elementos terrestres, marítimos y aéreos preparados para transportarse rápidamente a cualquier lugar del orbe, con 20 mil efectivos de combate.

Autor: Federico Picado
audio