Presidente Havel apoya nominación de disidente cubano al Premio Nobel de la Paz

Presidente Havel en Nueva York, Foto: CTK

El presidente checo, Václav Havel reiteró en Miami su apoyo a la nominación del disidente cubano, Oswaldo Payá Sardiñas al Premio Nobel de la Paz. Los detalles con nuestro enviado especial, Federico Picado.

En un acto en la Universidad Internacional de Florida, ante importantes sectores de la disidencia cubana y de la vida política y académica de Miami, el presidente Havel expresó que deseaba que se conceda el Premio Nobel de la Paz a Oswaldo Payá Sardiñas, ese gran luchador por los derechos humanos en Cuba, y que ese premio refuerce el valor de todos los cubanos para resistir sin violencia al régimen violento.

Presidente Havel en Nueva York, Foto: CTK
"Considero que es muy importante que en Cuba haya personas que tengan el valor de decir lo que piensan. Es fundamental que esas personas reciban apoyo internacional, porque los regímenes totalitarios tienden a hacer de ellos una especie de "bichos raros". Pero yo estoy convencido de que resulta indispensable respaldar internacionalmente a estos luchadores por la libertad".

El presidente Havel logró comunicarse telefónicamente con Oswaldo Payá Sardiñas a quien le expresó su apoyo al Premio Nobel de la Paz y su solidaridad en la lucha por el respeto de los derechos humanos en Cuba. Por su parte, el gobernador de Florida, Jeb Bush, valoró altamente que el mandatario checo decidiera efectuar su último gran viaje oficial precisamente a Estados Unidos y subrayó su compromiso con la lucha por los derechos humanos.

"Es una inspiración para todos, las personas que viven aquí y también, por supuesto, las personas que viven en la isla de Cuba".

Presidente Havel, Florida, Foto: CTK
Entre las personalidades de carácter internacional que se dieron cita en Miami para escuchar y platicar con el presidente Havel, destacó el escritor y periodista cubano radicado en Madrid, Carlos Alberto Montanés quien, en declaraciones a Radio Praga hizo énfasis en la importancia del respaldo de Havel a la disidencia cubana.

"Me parece muy significativo que su último acto en los Estados Unidos como jefe del Estado checo haya sido venir apoyar a los disidentes, a los presos políticos y a la oposición democrática. Para nosotros esto es un acto de inmensa importancia desde el punto de vista moral".

Al final de su visita el presidente, Václav Havel, colocó una ofrenda floral en el monumento al alcalde de Chicago, Antonín Cermák, de origen checo, quien perdiera la vida durante un atentado, mientras acompañaba al presidente, Roosevelt.

En declaraciones a la prensa Havel explicó que en su último viaje como presidente había decidido cerrar su gira en Miami para saludar a todos los cubanos, tanto a los que viven aquí, como a los que se encuentran en la Isla y expresarles toda su solidaridad en la lucha por la libertad y la democracia".

Autores: Federico Picado , Ivana Vonderková
audio