Praga, una ciudad cosmopolita por excelencia

Praga

Una de las características que más y mejor impresiona a los hispanohablantes residentes en Praga es la cantidad de extranjeros que pululan por sus calles, entre turistas y expatriados, y no sólo europeos, sino que de todas las nacionalidades que se pueda imaginar.

Praga
Caminar por las calles de Praga, sobre todo las del centro histórico, es como realizar un curso rápido en Naciones Unidas, ya que se ve gente de todos los colores, credos y nacionalidades. Para un checo esto puede resultar quizás normal, pero para un latinoamericano que ha vivido toda la vida en su país, no lo es.

Esta abigarrada mezcla de ciudadanos del mundo es destacada por Luis, un mexicano que vive en Praga hace más de un año y que nunca antes había visto a tanto extranjero junto.

“Lo que más me gusta es que la ciudad es muy cosmopolita y se puede conocer gente de distintos países de Europa y a otros latinos. México no creo que sea así, no hay tantos extranjeros y entonces es un poquito diferente en ese sentido”, sostiene.

Praga (Foto: Štěpánka Budková)
De la misma opinión es Diego, otro mexicano residente en la capital checa, quien dice que gracias a vivir acá ha podido conocer gente de varios países.

“Aquí en Praga, pienso que de todo, todo el mundo. No sé en porcentajes pero muchos checos, latinoamericanos, ingleses. En Praga hay gente de todo el mundo”, indica.

Diego recalca que a raíz de esta cualidad de cosmopolita que tiene Praga, ha entablado amistad con muchos latinoamericamos a los que antes no había tenido la posibilidad de conocer. “Allá en México tenía sólo amigos mexicanos”, enfatiza.

palabra clave:
audio