Praga suma un "luminarium" a sus innumerables atractivos

r_2100x1400_radio_praha.png

De Praga se dice que es el "conservatorio de Europa", y ahora en ella podemos asistir a una ópera, pero no de acordes, sino de color.

A sus múltiples atractivos, la capital checa acaba de sumar un "luminarium", un laberinto de colores, un verdadero milagro arquitectónico de luces y belleza. Con el nombre de Arcazaar ha abierto sus puertas en la parte superior del Foso de los Ciervos del Castillo de Praga.

Esta inesperada combinación de efectos produce en los visitantes sensaciones indescriptibles que hacen despertar los sentidos, provocan emociones, pero también tranquilizan.

El "luminarium" de Praga es un oasis de paz y tranquilidad y un archipiélago de "fantasía inflada e hinchable", una especie de "colonia" de edificios, cúpulas, torres y túneles neumáticos multicolores que atrae a agrandes y chicos. Pero para adentrase en ella hay que cumplir una condición: lo mismo que antes de entrar a cualquier mezquita, el visitante se debe descalzar. Luego, ya adentro, todos podrán entregarse por entero al disfrute de sensaciones al compás de los acordes de esta ópera de efectos luminotécnicos.

Tal como ha declarado Alan Parkinson "arquitecto que desde 1985 se dedica al "luminarium" inspirado en catedrales y mezquitas - la arquitectura de Arcazaar tiene el objetivo de provocar en el visitante la sensación de vivir un milagro.

El "luminarium" de Praga "Arcazaar - es, en muchos aspectos, un estreno mundial. Está formado por 72 casas de tres ejes y una altura superior a los tres metros, que pueden ser abiertas y conectadas entre sí. Los túneles por los que se desplazan los visitantes tienen más de dos metros de alto. El Arcazaar tiene 319 metros de longitud. El "luminarium" de Praga forma parte de la exposición "Diez Siglos de Arquitectura" instalada en el Castillo de Praga.

Autor: Mónica Villegas Gallego
audio