Parte de los hogares checos sufre una disminución en sus ingresos por el coronavirus

Photo: Jernej Furman, Flickr, CC BY 2.0

Una tercera parte de las familias checas sufrió una significativa reducción en sus ingresos desde el comienzo de la pandemia de COVID-19.

La mitad de los empleados aproximadamente y el 75% de los autónomos en Chequia sufrieron de alguna forma los impactos negativos de la propagación del nuevo coronavirus durante los últimos meses. Así lo reveló un reciente estudio realizado por el Centro para la Investigación de la Opinión Pública (CVVM).

El Gobierno checo emitió a mediados de marzo numerosas directivas e impuso una serie de medidas restrictivas para prevenir la propagación del coronavirus, lo cual tuvo como consecuencia una caída de la actividad económica del país.

Entre marzo y mayo de este aňo, el 11% de los hogares checos sufrió una marcada reducción en sus ingresos y el 23% una reducción leve. Al 5% de los hogares les subieron los ingresos y en el caso del 61% se mantuvieron al mismo nivel de antes de la crisis de COVID-19.

De acuerdo con los autores del estudio, los menos afectados son los  pensionados, mientras que en el otro extremo se sitúan los desempleados, los autónomos y los empleados en los sectores comercial y de servicios. En cuanto a los empresarios, el 58% registró una rebaja en sus ingresos.

El estudio reveló igualmente que el 4% de los empleados checos perdió trabajo durante la crisis del coronavirus. Al 8% les fue prolongada la jornada laboral y el 12% tuvo que tomarse vacaciones obligatoriamente.

En lo que respecta a los autónomos, alrededor del 20% tuvo que cerrar su negocio o perdió a la mayoría de sus clientes, y el 50% perdió una parte de los encargos.

Al 5% de los checos no les alcanza el dinero de su salario mensual, y el 7% de los hogares en la República Checa tiene una reserva financiera para sobrevivir entre uno y tres meses. El 46% de los checos supone que sus ahorros le alcanzarían para más de seis meses.