Ministros de Salud firmaron la Declaración de Praga 2004

De izquierda: Ministros de Salud Marie Souckova, Michael Martin (Irlanda) y Maria Rauch-Kallat (Austria), foto: CTK

Sobre la coordinación de los programas de salud después de la ampliación de la Unión Europea negociaron cerca de Praga los ministros de Salud de los futuros países miembros con sus homólogos de Irlanda, Italia, Austria y Holanda. La reunión de dos días culminó con la firma de la Declaración de Praga 2004.

De izquierda: Ministros de Salud Marie Souckova, Michael Martin (Irlanda) y Maria Rauch-Kallat (Austria), foto: CTK
Los ministros se comprometieron a buscar una solución al problema de la migración de pacientes. Constataron que la atención médica en todos los países de la Unión Europea debería tener un nivel comparable para evitar la mudanza de pacientes a otros países en búsqueda de una atención médica de mejor nivel, acordando en reunir datos sobre la migración de pacientes.

Los participantes en la reunión apoyaron la idea de la creación de un centro de información europeo para hacer más transparente y flexible el sistema de pagos por atención médica entre los distintos países de la Unión.

Ministra de Salud checa, Marie Souckova, foto: CTK
La Declaración de Praga 2004 se refiere también al envejecimiento de Europa, destacó la ministra de Salud checa, Marie Soucková.

"Coincidimos en que este problema no debe ser concebido como una amenaza, sino como un impulso. Y ello no solo para los ministerios de Salud. En este sentido, será necesario centrar la atención en el intercambio de informaciones".

Durante la reunión fue fundado el Centro Europeo de Trasplantes, con sede en Praga. La ministra de Salud checa explicó que se tratará de una organización intergubernamental que contribuirá a coordinar la cooperación en el tema de los trasplantes.

Los ministros de Salud debatieron sobre el reconocimiento mutuo de cualificaciones del personal médico, el sistema de pagos por tratamiento médico en distintos países, y también sobre el apoyo del estilo de vida saludable.

La Declaración de Praga 2004 fue respaldada por representantes de la Organización Mundial de la Salud y del Consejo de Europa.