Marie Baborová

r_2100x1400_radio_praha.png

El número de mujeres que frecuentan en la República Checa las escuelas superiores es hoy en día casi igual al de los varones. Sin embargo, la primera mujer se graduó en una universidad checa tan sólo hace cien años. Su nombre era Marie Baborová, hija de un director de escuela, y se doctoró en el verano de 1901 en la Universidad Carolina. Marie Baborová protagonizará también esta edición de Personalidades Checas.

Tras frecuentar un liceo para muchachas, Marie se matriculó en los cursos de Zoología y Geografía en la Universidad praguense, especializándose en el estudio de los insectos. Marie Baborová concluyó los estudios con notas sobresalientes.

La primera graduación de una mujer en el Aula Magna de Karolinum, histórica sede de la Universidad praguense, fue extraordinariamente solemne. Además de los profesores de Marie Baborová asistieron al acto, entre otros, el destacado político nacional Frantisek Ladislav Rieger, el alcalde de Praga, Vladimír Srb, así como escritores y otras figuras de la vida pública.

El semanario Praga de Oro escribió en aquel entonces: "La graduación de una muchacha significa un avance por la senda en que empiezan a derribarse los prejuicios."

El acto de graduación de Marie Baborová, de 24 años de edad, se celebró simultáneamente con la visita a Praga del emperador Francisco José I. El monarca visitó en esa oportunidad la Universidad y mantuvo una breve, pero cordial conversación con la joven egresada.

Todo indica que la primera checa en obtener un título universitario gozaba en su patria de enorme popularidad. Encontramos sus fotos en periódicos de la época de gran tirada como Correo Ilustrado Praguense y Praga de Oro.

La joven doctora, además de reunir una valiosa colección de piezas naturales, redactaba también artículos para la enciclopedia Otto, obra enciplopédica checa de gran envergadura que no ha sido prácticamente superada.

Marie Baborová obtuvo el grado académico en 1901. Un año más tarde , en 1902, se graduó en la Universidad Carolina la primera médica checa, Dra. Anna Honzáková. La recuerda una placa conmemorativa en la calle praguense donde tuvo durante 35 años su consultorio.

La posibilidad de estudiar en una escuela superior se abrió a las mujeres checas tan sólo en los últimos años del siglo 19. Y es que fue tan sólo en 1890 que abriera sus puertas el liceo privado para muchachas "Minerva" donde las chicas adquirían la formación necesaria que les permitía aspirar al ingreso en la Universidad.

Y no fue hasta 1896 que las mujeres pudieron matricularse en la Universidad Carolina como alumnas ordinarias y extraordinarias. Sin embargo, hasta el fin del imperio austro-húngaro del que las tierras checas formaban parte, acaecido en 1918, las mujeres no podían frecuentar la Facultad de Derecho.

En 1933, de un total de 24 mil estudiantes universitarios, 3600 eran mujeres. El número de las universitarias creció después de la Segunda Guerra Mundial. Este año, de un total de 160 mil estudiantes universitarios, 76 mil son mujeres.