Las fábricas de cerveza checas trabajan a pleno rendimiento

r_2100x1400_radio_praha.png

Las altas temperaturas que empezaron este año en la República Checa ya en primavera, hicieron aumentar el consumo de cerveza; la venta de la cerveza subió en todo el país.

"El tiempo es absolutamente idóneo y muchas cervecerías trabajan a más del cien por ciento", comenta la situación en la República Checa el secretario de la Asociación Checa de Cervecerías, Ivo Trojan.

El consumo per cápita fue el año pasado de 156 litros de cerveza y es muy probable que este año el consumo todavía aumente más. En el consumo de cerveza los checos seguirán ocupando el segundo lugar en el mundo. Los primeros son los habitantes de Baviera que beben anualmente 180 litros por persona.

En la República Checa hay 50 cervecerías y en los primeros cinco meses de este año éstas aumentaron su producción de cerveza en casi un cinco por ciento.

Según Jan Veselý, presidente de la Asociación de Cervecerías Checas, en el crecimiento de las ventas de la cerveza checa desempeña un papel importante también la exportación que subió, en comparación con el año pasado, en un 17 por ciento.

"Como consecuencia del cambio del estilo de vida se irá reduciendo el consumo de cerveza en la RCh y a la vez crecerá la exportación que en gran medida compensará esta reducción del consumo de cerveza del país."

La cerveza sigue siendo la bebida típica de los checos y su consumo en la República Checa no se ve afectada mucho ni por las bebidas de moda como por ejemplo los cocteles. No obstante, Jan Veselý cree que la oferta de las cervecerías checas debería ser más variada, es decir que podrían ofrecer más tipos de cervezas. Sobre todo para que la cerveza sea más atractiva para los jóvenes, ya que la cerveza tradicional la bebe generalmente la gente de edad mediana y mayor.