La UE acepta la prohibición de la venta de tierras a los ciudadanos comunitarios

r_2100x1400_radio_praha.png

La Unión Europea dará a conocer en los próximos días su postura sobre el libre movimento de mano de obra procedente de sus futuros países miembros. Todo indica que los ciudadanos de los países que ingresen en la Unión, durante siete años no podrán trabajar libremente en los países comunitarios. Pero la Unión Europea ofrece ahora algo a cambio.

Los ciudadanos de los países comunitarios temen que tras la incorporación de los nuevos miembros la mano de obra barata del Este invada su mercado laboral. Los habitantes de los países candidatos se sienten, a su vez, amedrentados ante la perspectiva de que tras su ingreso en la Unión los ciudadanos comunitarios compren sus tierras e inmuebles.

De la postura elaborada por los Quince se deduce que la Unión Europea quiere ofrecer a los países candidatos un canje: los ciudadanos de los nuevos países miembros, incluida la República Checa, no podrán disfrutar durante siete años del derecho de buscar libremente trabajo en los países comunitarios. En caso de que los países candidatos acepten esta condición, los Quince asumirán el compromiso de que sus ciudadanos no podrán aquirir durante siete años tierras agrícolas e inmuebles en los Estados que se incorporen a la Unión.

El negociador checo ante la Unión Europea, Pavel Telicka, ha comentado al respecto:

Pavel Telicka
"La parte checa no vincula, no ha vinculado y no vinculará una cuestión con la otra. Obviamente, no podemos descartar que en el futuro puedan formar parte de un determinado paquete de problemas. Vemos que existe cierta justificación económica y social para limitar la posibilidad de adquirir determinados inmuebles, pero pensamos que en este aspecto deberíamos mostrar cierta flexibilidad en nuestro propio interés. A nuestro juicio no hay motivo para establecer un período transitorio para la mano de obra procedente de la República Checa, pero somos conscientes de cuán sensible es esta cuestión en Alemania y Austria," declaró el negociador checo Pavel Telicka.