La salsa la aprendí a bailar en Europa

José Luis Pascuali

Esta vez conversamos con el peruano José Luis Pascuali, de la ciudad de Arequipa, que lleva seis años en Praga. "Podría decir que la mitad de mi cuerpo es casi checo", afirma José Luis, "porque tengo mi familia aquí y empecé a entender a la gente checa", agrega el peruano.

Tú trabajas como camarero en un bar que se llama 'La Casa Blu'. ¿Podrías describir ese lugar?

"La Casa Blu es un lugar muy peculiar e interesante, porque es totalmente diferente que un restaurante o bar checo. La idea principal de este bar es promover la cultura latinoamericana con nuestro estilo, nuestra forma y mostrar más que todo cómo vivimos, cómo nos realizamos y cómo somos en sí. Un poco mostramos lo que es nuestra cultura, la pintura, en general, nuestra forma de vivir".

¿Cómo son los checos como parroquianos? ¿Qué suelen pedir, qué les gusta beber y comer?

"Los checos en primera instancia son un poco cerrados cuando no conocen a una persona, pero eso no implica que uno no pueda tener buena comunicación con ellos. Pero lo importante es realmente entenderlos. Y si uno logra romper esta barrera, para poder comunicarse con los checos, entonces realmente podría decir que si uno encuentra a un amigo se puede sentir muy bien con él. Con respecto a cómo se comportan en el bar, pues, viene mucha gente joven que ha viajado mucho fuera del país, entonces el comportamiento de ellos es bastante amplio, mensurado, y se comportan como buenos clientes".

¿Y si los comparas con los latinoamericanos?

"Diría que son más tranquilos. Bueno, siempre hay por ahí alguien quien puede comportarse como nosotros por su carácter y su temperamento".

Dices que son más tranquilos. ¿Crees que saben divertirse, saben disfrutar de la vida?

"Pienso que sí. Son muy buenos bebedores de cerveza, por ejemplo. Sí, ellos se divierten muy igualmente como los españoles y latinoamericanos. Yo diría, sobre todo, cuando se encuentran en un grupo entre latinos. La verdad es que no sé cómo se comportarán con gente de su país".

Últimamente va creciendo el número de checos que aprenden a hablar español. Tú qué crees, ¿hay bastante gente que hable español en la República Checa?

"Yo estuve muy sorprendido últimamente, porque es increíble la cantidad de checos que quieren hablar español. Es un idioma que está muy de moda. Por el turismo y la cantidad de españoles se puso muy de moda. Y como también a los checos les gusta viajar, son grandes viajeros, ellos buscan generalmente las playas y los lugares donde pueden pasar sus vacaciones y creo que España es un lugar bastante bueno para ellos".

Por otra parte, ¿qué es lo que no te gusta en los checos, en general?

"Yo no tuve ningún problema con adaptarse a este país, más bien diría que me gusta la cultura checa. Me gusta su sinceridad, su forma de vida y su tranquilidad".

¿No te has encontrado nunca con alguna forma de xenofobia? ¿Nunca te ha dicho nadie: 'Tú eres extranjero, vuelve a tu país'?

"Sí, eso es cierto, me encontré algunas veces en ocasiones bastante desagradables, pero yo lo tomo como que es la minoría como en cualquier parte del mundo. Siempre hay extremos. Entonces, sí, tuve un par de momentos desagradables, pero eso se puede superar".

¿Qué tipo de música te gusta?

"La música pop o rock. La música en español me gusta mucho... bueno, alternativa".

¿Y crees que existen en Praga suficientes lugares donde ponen esa música?

"Pienso que no. Se escucha mucho la música salsa, merengue y ritmos latinos. Entonces, la gente checa piensa que todo eso es Latinoamérica, que todos somos bailarines de salsa y que todos somos así. Pero, bueno, hay gente a la que realmente no le gusta, que simplemente está un poco de lado de esto. Y la verdad es que la salsa yo la aprendí a bailar y a escuchar aquí en Europa".

En esta edición de 'Hola, ¿cómo estás?' conversamos con el peruano José Luis Pascuali.