La masacre de Ústí nad Labem

r_2100x1400_radio_praha.png

Creyentes checos y alemanes se reunieron en la Iglesia de la Asunción de la Vírgen María, en la ciudad de Ústí nad Labem, para asistir a las oraciones por las víctimas alemanas de la masacre ocurrida hace 55 años en dicha ciudad al norte de Bohemia.

En la misa oficiada por el párroco Pavel Jancík en checo y alemán, los creyentes pidieron a Dios que perdone a los autores checos de la masacre. Al mismo tiempo, rezaron por la reconciliación de las dos naciones.

El 31 de julio de 1945 explotó un almacén de municiones en los suburbios de Ústí nad Labem. Sin fundamento alguno se dijo que se trataba de un acto de sabotaje de los sudetoalemanes locales. Según testigos oculares y pruebas recopiladas por los historiadores, al menos 43 alemanes que no tenían nada en común con el accidente fueron arrojados al río Elba. Se estima que el número de víctimas osciló entre 80 y 90 personas.

Durante la misa, el padre Jancík destacó que el acto conmemorativo puede brindar un importante aporte para la reconciliación y el perdón entre checos y alemanes. Si los autores de la masacre pudieran asistir a este encuentro religioso, seguramente lo considerarían como un milagro, señaló Pavel Jancík. Este milagro fue agradecido a Dios por todos los participantes en la misa.

El primer acto piadoso en memoria de las víctimas de la masacre de Ústí nad Labem se realizó en dicha ciudad a comienzos de los años 90. Posteriormente un acto similar se efectuó en el Cementerio Nacional de Terezín. Tras el ataque físico contra los participantes checos y alemanes, perpetrado por los militantes del extremista Partido Republicano, este tipo de acto se vió interrumpido.

En el informe oficial que obtuvo en 1945 el Ministerio del Interior checoslovaco se constata que las víctimas sudetoalemanas murieron como consecuencia de palizas, tiros o arrojamientos al río. Los linchamientos contra los supuestos autores de la explosión del almacén de municiones estuvieron a cargo de checos y soldados soviéticos.

Entretanto, el historiador checo y archivero de Ústí nad Labem, Vladimír Kaiser sostiene que el autor de la explosión fue un colaborador de la policía política checoslovaca, Bedrich Pokorný, quien en los años 50 en una rueda de prensa proporcionó informaciones muy exactas sobre el inccidente. La liquidación del almacén de municiones favoreció a los productores de armas británicos y norteamericanos que vieron posibilidades comerciales con la Checoslovaquia de entonces. Sin embargo, el autor del acto terrorista no puede confirmar estas especulaciones, porque debido a su peligrosa complicidad fue asesinado a comienzos de los años 50 por agentes de la policía política checoslovaca.

Autor: Vít Urban
audio