Inaugurada la campana "Euro - nuestra moneda"

r_2100x1400_radio_praha.png

Incrementar el apoyo a la moneda comunitaria Euro y ampliar las informaciones sobre la misma entre los ciudadanos de la Unión Monetaria Europea son los objetivos de una grandiosa campana promovida por el Banco Central Europeo.

La campana denominada "Euro. Nuestra moneda" se iniciará este jueves, día en que el Banco Central Europeo prevé presentar al público las euromonedas y eurobilletes, incluyendo sus aspectos protectores que, según el Banco Europeo, son más perfectos y seguros que en los dólares estadounidenses. Estos aspectos fueron hasta el presente objeto de un riguroso secreto por temor a la acción de falsificadores.

La estrategia de la campana se desconoce por el momento. Lo único que fue dado a conocer es que se efectuará por medio de spots en los principales medios de comunicación como la televisión y la radio, así como por medio de carteles.

La moneda común europea aparecerá en los bancos y comercios dentro de cuatro meses, no obstante, los expertos aseguran que muchas casas financieras no están aún lo suficientemente preparadas para la anulación de monedas nacionales y el paso al euro, lo que puede crear problemas a los clientes. Un hecho significativo es, además, la poca información. Según los sondeos, el 75% de los ciudadanos de la Unión Monetaria Europea no tiene idea de hasta cuándo podrán pagar con sus correspondientes monedas nacionales y desde qué momento tendrán en sus billeteras únicamente la moneda europea.

La campana tiene por objetivo elevar la estimación de los ciudadanos de la Unión Monetaria Europea por su propia moneda. Sin embargo, realizar esta tarea será sumamente difícil. Así, por ejemplo, en la económicamente potente Alemania se acrecienta la postura negativa hacia el Euro. Los alemanes, orgullosos de la fortaleza del marco, no fueron capaz de reconciliarse hace poco con la caída del euro respecto al dólar estadounidense. Pero en este caso no se trata tan sólo de Alemania. La moneda europea carece del apoyo de más del 50% de los ciudadanos de la comunidad europea.