Ilja Hurník, un excelente músico polifacético

Ilja Hurník, foto: Katarína Brezovská, ČRo

Hace poco supimos la triste noticia de que el 7 de septiembre falleció a la edad de 90 años Ilja Hurník, excelente compositor, pedagogo musical, pianista y escritor checo. El programa sabatino de Radio Praga dedicado a la música clásica y el jazz checo lo reservamos esta vez por ello a ese extraordinario personaje de la vida musical y cultural nacional, que destacó por sus amplios conocimientos y aptitudes en varios sectores.

Ilja Hurník,  foto: Martin Velíšek,  ČRo
Ilja Hurník nació el 25 de noviembre de 1922 en la localidad de Poruba, parte de la ciudad de Ostrava, en Moravia del Norte, en una familia musicalmente muy dotada. Ilja inició su carrera musical a sus 11 años de edad, cuando fueron impresas sus breves composiciones para piano. Dicho sea de paso, estas obras de principiante, tituladas ‘Las primeras melodías’, forman parte hasta el presente del repertorio de los alumnos de las escuelas de música.

Desde sus 16 años de edad, Ilja Hurník vivió en Praga. En esta capital estudió composición musical con el destacado compositor Vítězslav Novák y piano con el legendario pianista y profesor de este instrumento, Vilém Kurz.

Claude Debussy
En 1958, Hurník pasó a ser solista de la Orquesta Filarmónica de Janáček en la ciudad de Ostrava, donde destacó en especial por su interpretación específica y emotiva de las obras de Leoš Janáček. Por ejemplo del ciclo de composiciones de Janáček para piano ‘Por la vereda cubierta’.

Otros compositores favoritos de Ilja Hurník fueron los impresionistas franceses, especialmente Claude Debussy. Los críticos extranjeros calificaron las grabaciones de las interpretaciones de Hurník de obras de Debussy como las mejores, constatando que ‘resaltaban magníficamente la virilidad de Debussy’.

Ilja Hurník contribuyó asimismo al renacimiento del piano a cuatro manos, explotado mucho por Debussy. Hurník fue la primera persona en el mundo en crear una escuela de piano a cuatro manos, que incluye una introducción con la metódica de interpretación, ejercicios prácticos en piano y estudios. Este manual fue publicado en muchos países, entre ellos en el Japón.

Lukáš Hurník,  foto: Tomáš Vodňanský,  ČRo
Con el ‘país del sol naciente’ se vinculan grandes éxitos de la familia Hurník. En 1990 tuvo lugar en Tokio la primera edición de un concurso de composición, organizado por la Asociación Japonesa para los Dúos de Piano. El Gran Premio en esta difícil competición lo conquistó Ilja Hurník por sus ‘Variaciones sobre temas de Pergolesi’ y su hijo, Lukáš Hurník, con su ‘Hot Suita’, obtuvo el galardón en piano a cuatro manos. Fue algo excepcional a nivel mundial el que en un concurso internacional los premios principales los ganaran padre e hijo.



Pavel Štěpán,  fuente: Wikimedia CC BY-SA 3.0
Ilja Hurník tocaba el piano en dúo con Pavel Štěpán y más tarde, y durante largos años, tocaba a cuatro manos con su esposa Jana.

La obra de Hurník en el terreno de las composiciones musicales incluye piezas de todos los géneros. Compuso piezas de cámara, oratorios, cantatas, óperas, una sinfonía y destacó asimismo como autor de hermosas canciones para niños. Una de ellas, que lleva por título ‘Plantaré un manzano’ fue tan bien recibida por el público que pasó a formar parte del legado nacional de canciones populares. Ilja Hurník fue autor tanto de su música como de su letra.

En su tiempo libre, a Hurník le gustaba jugar al ajedrez, cuidaba del jardín de su casa y, entre otras tantas aficiones, se interesaba mucho por las ciencias naturales y la astronomía. La naturaleza y los diferentes sonidos que se escuchan en ella, Hurník los plasmó en su suite para orquesta de cámara ‘Las cuatro estaciones del año’. En 1964, Ilja Hurník compuso la cantata ‘Esopo’ que fue muy bien recibida por el público.

Ilja Hurník fue también un excelente escritor. Es autor de varios libros de cuentos, piezas radiofónicas, ensayos, folletines, así como libretos para sus propias óperas, de las que la más conocida ‘La Dama y los Ladrones’ fue puesta en escena en numerosas ocasiones tanto en Chequia como en el extranjero. Se trata de una pieza humorística inteligente de humor negro, inspirada en la antigua película británica ‘El quinteto de la muerte’ (‘Ladykillers’, en inglés).

En 1982 Ijla Hurník compuso la obra ‘El Madrigal de Temporada’. Esta composición consta de cuatro partes y se basa en un texto secular del propio autor.

Ilja Hurník obtuvo decenas de menciones de honor, premios y otros galardones por su trabajo en el sector musical, así como por sus actividades culturales en general. Su nombre lo llevan dos escuelas en Chequia, así como un asteroide que orbita alrededor del Sol.

En el año 2000 Hurník compuso su primera y a la vez última sinfonía, la ‘Sinfonía in C’. Este hecho lo comentó con su característico humor de la siguiente manera: “Alcancé un récord, al parecer soy el único compositor que compuso su primera sinfonía a sus 80 años de edad”.