El temporal azotó a la República Checa

Hoy les hablaremos, estimados oyentes, sobre el temporal Kyrill que hace poco afectó a la República Checa y a toda Europa.

Foto: CTK
Los vientos huracanados "větrné bouře" no afectan a la República Checa con mucha frecuencia.

Tienes razón "máš pravdu". El temporal "vichřice" que azotó a este país en enero fue poco corriente y sus consecuencias "následky" fueron catastróficas.

El temporal se cobró seis vidas humanas "vyžádal si šest lidských životů" y los daños alcanzan sumas millonarias. Los bosques "lesy" resultaron también seriamente afectados. El viento derribó miles de árboles "vítr pokácel tisíce stromů". La reforestación llevará mucho tiempo y requerirá muchos recursos y fuerzas humanas.

El temporal se llevó decenas de techos "desítky střech" y afectó los tendidos eléctricos "dráty elektrického vedení", ocasionando cortes de electricidad "přerušení dodávky elektřiny". Sin luz se quedaron más de un millón de hogares. Algunos incluso por varios días.

No es de extrañar. La velocidad del viento "rychlost větru" alcanzó en algunas zonas del país los 184 kilómetros por hora "184 kilometrů v hodině".

Los bomberos "hasiči" y los equipos de emergencia "záchranáři" tuvieron mucho trabajo "měli hodně práce" con la reparación de los daños ocasionados por el temporal.

No cabe duda de que el viento es un elemento cruel y peligroso "vítr je krutý a nebezpečný".

Esta frase me hace recordar una canción del popular compositor y letrista checo, Jaromír Uhlíř, cuyo refrán dice: el viento del Norte es cruel. Traducido al checo "severní vítr je krutý".

Con el viento están relacionados muchos dichos. Al referirse, por ejemplo, a las personas de carácter fácilmente variable decimos que se mueven hacia todos los vientos, "kam vítr tam plášť".

La frase checa "být trochu do větru" significa en español ser un poco bala perdida.

Soñar cosas imposibles es como correr tras el viento "je to jako honit se za větrem".

Sobre las personas rápidas solemos decir que son como el viento "jsou jako vítr".

Todos sabemos qué difícil es ir contra el viento "jít proti větru", sea en el sentido propio o figurado de la frase.

Y no hay quien no conozca el proverbio bíblico: quien siembra el viento cosecha tempestades "kdo seje vítr sklízí bouři".

Aquí finaliza, amigos, esta lección de checo. Les deseamos que el aprendizaje de este idioma les vaya como viento en popa, es decir, "zdárně" o también "úspěšně" y que dentro de una semana asistan a otra edición más de Hable checo con Radio Praga.