Crece el número de checos que no quiere ingresar a la Unión Europea

r_2100x1400_radio_praha.png

El ingreso de la República Checa en la Unión Europea es el tema más discutido en el país por los políticos y el público en general. Recientes sondeos de opinión demuestran no obstante, que los checos no se muestran actualmente como grandes entusiastas de la adhesión de su país a la Europa comunitaria.

A pesar de que una de la prioridades del gobierno socialdemócrata, de Milos Zeman, ha sido acelerar la entrada del país a la Unión Europea, los sondeos más recientes demuestran que tan sólo el 41 por ciento de los checos respalda el ingreso de su país a esa organización.

Los detractores checos de la Unión Europea aseguran que temen la pérdida de parte de su soberanía y que muchos de sus productos no encontrarán salida en el mercado comunitario.

A otros les molestan las restricciones que impondrá Bruselas en torno a la libertad de movimiento de mano de obra a los nuevos miembros y lo que denominan trato de segunda. Interesante resulta el argumento de algunos que se quejan de que la Unión no sólo será una especie de cuerno de la abundancia, sino que también tendrá exigencias para con sus miembros.

Una postura bastante diferente se registra entre los ciudadanos de los países que ya se encuentran en la Unión Europea. Por ejemplo el 61 por ciento de los españoles respalda la ampliación de la Unión Europea y no teme que ello represente un peligro para su economía, por la supuesta migración masiva de mano de obra barata procedente del centro y del Este de Europa. Dejo con ustedes a Federico Picado quien entrevisto al señor Rafael Company de Valencia.

Autor: Federico Picado
audio