Comienza juicio contra antiguo Primer Ministro comunista checo

Lubomír Strougal, foto: CTK

Después de 12 años de relativa tranquilidad, los antiguos dirigentes comunistas checos tienen sobrados motivos para temer a los tribunales.

Lubomír Strougal, foto: CTK
Como si la justicia se hubiera despertado del letargo en que se sumió después de que la Revolución de Terciopleo de noviembre de 1989 pusiera fin al régimen comunista. Finalmente hoy se ha iniciado el juicio contra el ex-primer ministro comunista, Lubomír Strougal, acusado de abuso de poder. La semana pasada fue llevado a los tribunales el ex- ministro del Interior, Jaromír Obzina, y para enero se ha previsto el tan esperado proceso contra el ex-investigador de la Policía Secreta Comunista, Alois Grebenícek.

El presidente checo, Václav Havel, celebró esta victoria de la justicia declarando que era de suma importancia el hecho de que muchos casos que por años estuvieron en un punto muerto se empezaran a mover en la dirección correcta.

El presidente de la Confederación de Presos Políticos, Stanislav Drobný, considera que las condiciones tuvieron que madurar el tiempo necesario para que sobre los jueces se pudiera ejercer mayor presión. Según los especialistas, en el retraso y postergación de los juicios contra antiguos dirigentes comunistas influyeron varios factores. Entre los principales figuran la poca experiencia en este tipo de actividad delictiva, la falta de sentencias que sirvieran de ejemplo, la deficiente comunicación entre los fiscales y los investigadores de los casos, y el estado de salud y la avanzada edad de algunos acusados.

Autor: Mónica Villegas Gallego
audio