Auditorio giratorio en Ceský Krumlov

r_2100x1400_radio_praha.png

Con la presentación de una versión checa de la obra "La flauta mágica" de Mozart, culmina en el teatro al aire libre situado en el parque del palacio de la ciudad de Ceský Krumlov, en Bohemia del Sur, la presente temporada veraniega.

Aunque el escenario estival de Ceský Krumlov, que forma parte del Teatro de Bohemia del Sur, goza de mucha popularidad entre el público, por encontrarse en el enorme parque del palacio local, el futuro del mismo está en tinieblas. Corren incluso rumores sobre su eventual clausura dentro de pocos años, a pesar de la larga historia y de la singularidad de ese "templo de Talía bajo el cielo".

Fue en el año 1947 que los espectadores asistieron por primera vez a un espectáculo en el escenario bajo las estrellas, situado en el parque del palacio de Ceský Krumlov, que resultó ser la obra de Shakespeare, "La noche de los tres reyes". Once años más tarde los espectadores que asistieron a otra representación de ese teatro estival, tuvieron la grata sorpresa de poder presenciar el espectáculo desde un auditorio giratorio. Entonces se trató de algo único y por todo el país corría la noticia del interesantísimo auditorio que a lo largo del espectáculo daba vueltas alrededor del escenario. Inicialmente el auditorio contaba con 400 butacas, pero hoy cuenta ya con seiscientas cincuenta.

Independientemente de la singularidad de ese teatro al aire libre, los representantes de la institución que en la República Checa se encarga de la protección de los monumentos histórico-arquitectónicos, claman por el cierre del mismo. Argumentan que por la inscripción del centro histórico de la ciudad de Ceský Krumlov, incluido el palacio local con su parque, en el registro de la UNESCO del Patrimonio Cultural de la Humanidad, el mantenimiento de todos los inmuebles se rige por criterios más rígidos. El teatro y su auditorio giratorio no figuran en la lista de la UNESCO por haber estado en restauración cuando en la misma fuera incluido el palacio. Sin embargo, los funcionarios de la protección de los monumentos afirman que ha sido premeditadamente, ya que el teatro al aire libre afea el parque y que por eso se contaba con su eliminación.

Sea como fuere, hasta el momento no se ha llegado a una decisión y muchos son los partidarios de la conservación del auditorio giratorio. Entre ellos figura el destacado cineasta y director de teatro checo, Jirí Menzel, quien dirigió dos de las obras de Shakespeare presentadas esta temporada en el teatro al aire libre de Ceský Krumlov. El artista insistió en que a pesar de su poco atractiva arquitectura, el auditorio giratorio es algo singular.

También el propio director del teatro al aire libre, Jan Mrzena, sostiene que no tiene la menor intención de danar el renombre de la República Checa en el exterior, pero que considera que es incuestionable que el teatro de Ceský Krumlov, con su auditorio giratorio, ofrece a los espectadores profundas vivencias culturales. Mrzena anadió que hará todo lo posible para lograr que las autoridades oficiales permitan que el mismo siga funcionando hasta el año 2002 como mínimo.

Afortunadamente, en esta temporada teatral veraniega los asistentes a las funciones de teatro bajo las estrellas que se dieron cita en el parque del palacio de Ceský Krumlov, pudieron gozar todavía de los espectáculos desde el auditorio giratorio. De esa manera pudieron presenciar versiones de la ópera "Carmen" del compositor francés, Georges Bizet, de las obras "Las alegres comadres de Windsor" y "El sueno de una noche de verano" del dramaturgo y poeta inglés, William Shakespeare, así como de "Don Giovanni" y "La Flauta mágica" del compositor austríaco, Wolfgang Amadeus Mozart.