A las checas les gusta vestirse sexy

r_2100x1400_radio_praha.png

A diferencia de España y de algunos países latinoamericanos, donde las mujeres decentes intentan ser discretas en su manera de vestir, en la República Checa la indumentaria femenina es bastante más llamativa. Y además las mujeres se maquillan mucho más. ¿Son presumidas las checas?

Faldas que terminan bien por encima de las rodillas, escotes generosos, prendas ajustadas, tacones. Así es una ciudad checa. La cantidad de minifaldas que pululan por las calles parece increíble a los ojos de un latino y de hecho, quizá sea ese el origen de la leyenda de belleza que la mujer checa disfruta entre españoles y latinoamericanos.

¿Son tan provocativas las checas? Más bien parece que la idea de ponerse guapa es simplemente distinta, como apunta el argentino Santiago Fariña, que vive ya más de dos años en Praga.

“La sensación que tengo es que la concepción de la belleza femenina es algo que la mujer tiene incorporado. Entonces de una mujer bella y bien vestida se espera que tenga una pollera (falda) corta y un escote grande, por ejemplo. Eso en Argentina está asociado a un tipo de comportamiento particular de ciertas mujeres. Excepto la mujer que quiera mostrarse, nunca va a tener una pollera demasiado corta y un escote demasiado grande. Pero lo que he visto es que aquí en República Checa, sin importar la edad, el peso, las características físicas, la mujer, por considerar que eso es más bonito, lo usa”.

Sin embargo, para Kateřína Sečková, que pasó varios años en España y México, todo esto son tópicos y exageraciones de hombres entusiasmados. Lo que sí que es cierto, dice, es que las jóvenes checas se maquillan más que las españolas.

“Hay un montón de chicas checas que por la mañana se levantan media hora antes para poder maquillarse perfectamente. Y creo que eso en España no lo veía tanto. Creo que hay muy pocas checas que no se maquillen. Casi todo el mundo se maquilla. Y luego depende de si menos o más. Yo creo que en España también las mujeres se maquillan, pero no tanto quizás. Aquí puedes encontrarte a mujeres que tienen pintados los ojos pero de manera que lo puedes ver y de manera que en España por ejemplo las chicas se maquillan para ir a la discoteca. Aquí es para ir a trabajar, para ir a la universidad o hasta para ir al instituto”.

Si la belleza hay que reservarla o lucirla, eso es ya una cuestión de cada uno. Y por supuesto, también depende de la generación, y de si nos encontramos en un pueblo o una ciudad. Lo que sí parece claro es que en la República Checa no todos los monumentos son de piedra.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio