Sanciones más duras por la corrupción

Jirí Pospísil (Foto: CTK)

El Ministerio de Justicia tiene previsto endurecer las sanciones por corrupción de empleados estatales. El proyecto cuenta con un aumento de los castigos tanto por recibir como por ofrecer sobornos.

Jirí Pospísil (Foto: CTK)
El proyecto, presentado este jueves por el ministro de Justicia, Jirí Pospísil, supone que los tribunales podrán condenar a las personas que acepten un soborno a hasta 12 años de prisión. Hoy día, la condena máxima equivale solamente a ocho años. Por otro lado, la persona que ofrezca sobornos podría pasar en la cárcel dos años y el blanqueo de dinero sería penalizado con 10 años en la cárcel. Además, ocultar un caso de corrupción podría constituir un delito.

"Bajo ciertas circunstancias será punible, si una persona tiene información sobre un caso de corrupción, y no lo denuncia. Reitero que se aplicaría solamente en los casos más graves", indicó Pospísil.

Según la enmienda a la ley, los tribunales podrían prohibir a las personas corruptas que trabajaran en el sector en el que estaban empleados o confiscar sus bienes.

Adriana Krnácová, de la sucursal checa de Transparency International aplaude las sanciones más duras, no obstante, resaltó que parecido impulso debería hacerse en el campo de la prevención y la investigación de la corrupción.

"En caso de que no cambie la manera de investigar y sancionar estos crímenes, ni siquiera las sanciones más duras ayudarán a eliminar la corrupción. No basta tener sanciones duras, también es necesario aplicarlas, para que los corruptos no se vayan de los tribunales solamente con una pena condicional, por ejemplo", expresó Krnácová.

El Gobierno deliberará sobre el proyecto en las próximas semanas y en caso de ser aprobado posteriormente por el Parlamento, podría entrar en vigor a partir de 2008.