Presentación del libro "Tierra del fuego" de Francisco Coloane

r_2100x1400_radio_praha.png

Al mercado literario checo fue lanzada en estos días la primera edición checa del libro "Tierra del Fuego", del escritor chileno Francisco Coloane, que se revela ante el lector checo como un narrador único del comportamiento de los hombres en condiciones extremas.

A la presentación del libro de Francisco Coloane

"El trabajo fue bastante difícil porque Coloane es una persona muy compleja y el tema que eligió sobre la vida en la Patagonia y la Tierra del Fuego es muy dramático. La obra es fabulosa, pero muy difícil para traducir. Entonces, habían dificultades con el idioma, con muchos chilenismos y con muchas expresiones. Pero la descripción de Coloane es tan dramática y extraordinaria que fue un placer traducirlo", dijo Jarka Stuchlíková.

Anezka Charvátová, de la casa editorial checa Mladá Fronta Dnes, sostuvo que Coloane sufría de ser "mal catalogado" como autor para niños y adolescentes a causa de sus primeros grandes premios de literatura por novelas infantiles. Sin embargo, su gran talento encontró enfoque, sobre todo, en su literatura "para mayores" en sus cuentos publicados en los libros "Cabo de Hornos", "Golfo de Penas" y "Tierra del Fuego".

"Yo pienso que para cualquier lector checo resultará atractivo el tema del libro porque nosotros no tenemos mar. Y Coloane siempre escribía sobre el mar. Muchos de sus cuentos se desarrollan en la Patagonia y en la Tierra del Fuego y ello sin duda resultará muy atractivo para el lector checo. Además, en sus cuentos hay mucha aventura, se describe un modo de vida que para nosotros es casi inimaginable. Me parece que Coloane es un gran literato que no escribe peor que London, Melville o Conrad, autores muy leídos en la República Checa, que tienen un modo de escritura muy parecido".

Anezka Charvátová apuntó que Francisco Coloane solía decir que él en efecto nunca "aprendió" a escribir. Insistía que debe su escritura a la naturaleza, al hermoso y cruel paisaje de las tierras australes, al mar con su vaivén incesante y a la gente de la Patagonia y de la Tierra del Fuego.