“Nuestra meta es que el cliente pueda leer en español”

Foto: Sanja Gjenero, Stock.xchng

Deliberia, la primera librería en español de Praga, tiene a disposición de los lectores más de 750.000 libros en la lengua de Cervantes. Es decir, lo tiene casi todo. Y lo que no, lo puede buscar en librerías de segunda mano en España. Esa es la meta de Luis Ochoa, el fundador de esta quijotesca empresa: que el cliente en la República Checa pueda leer en español.

Luis Ochoa Torcal
Luis Ochoa Torcal es el creador y encargado de Deliberia, la primera librería exclusivamente en español de la República Checa. Se trata de una tienda online, principalmente, aunque en la sede de Deliberia, en el hermoso y renovado barrio Karlín de la capital checa, tiene algunos ejemplares en stock y el público puede visitar y trajinar entre sus anaqueles.

Deliberia nació hace un año, gracias a la inquietud de Luis Ochoa por crear un punto de encuentro de la cultura hispana en la capital checa. Y de a poco ha empezado a cumplir sus objetivos.

“Como Deliberia online empezamos en marzo del 2011, lo que pasa es que tardamos en empezar con la publicidad, en empezar a cargar la página, que la página no tenemos todavía suficientemente cargada, pero nuestro mayorista en España tiene 750.000 libros a nuestra disposición, aproximadamente, que es un número de libros muy amplio, casi cualquier libro está, hay libros que están descatalogados pero bueno, depende del cliente, se puede consultar, comprarlo en una libreria de viejo en Madrid, si es que existe, o ver alguna solución para el cliente que quiere ese libro. Nosotros nos enfocamos en que nuestro cliente pueda leer en español la literatura”.

La librería Deliberia en barrio Karlín
Los libros, que ofrece al mismo precio que las grandes tiendas especializadas del ramo, como la Fnac o la Casa del Libro, tardan en llegar alrededor de un mes, comenta Luis Ochoa.

“Si es un libro que le corre mucha prisa pues a lo mejor puede estar en stock, y entonces se lo daríamos inmediatamente, en dos o tres días, que es lo que tarda el correo checo. Y si prefiere venir personalmente a buscarlo, perfectamente, aquí en la sede de Deliberia puede venir, puede además quedarse, consultar los periódicos o ver cómo tenemos las instalaciones y recoger personalmente el libro, aquí si vienen tenemos un centro humilde pero muy práctico, grande, amplio y donde queremos desarrollar también iniciativas culturales, vamos a poner películas que anunciaremos vía Facebook o vía nuestros clientes”.

Las clases de español con Luis Ochoa
Luis Ochoa se dedica principalmente a las clases de español, es lo que le da de comer, porque el negocio de vender libros está recién comenzando a andar.

“Las clases de español no son ninguna novedad en República Checa pero bueno, nuestras clases sí, lo hacemos con material multimedia, vídeos, tenemos Internet y Wifi en nuestras instalaciones y todo lo que sea lo más dinámico posible, también queremos empezar a hacer cursos más especializados para gente por ejemplo pude ser jurídico o de otro tipo, como marketing. Intentamos ser los mejores profesores y sobre todo dinámicos y con energía y adaptándonos a las características de cada grupo y de cada alumno”.

Además, como está casado con una checa, conoce los errores recurrentes de los checos con el idioma y hacia allá apuntan unas lecciones de español que envía por correo electrónico a los suscritos.

“También quiero decir que en nuestra página web pueden encontrar unas lecciones gratuitas solamente poniendo el email. Estas lecciones gratuitas son mensuales y son muy prácticas y están en checo y en español. Son de los fallos típicos que vienen a tener los checos con nuestra lengua. Como ya tengo cinco años de experiencia de profesor aquí en República Checa pues sé que el verbo ser, estar o indefinido imperfecto o unos usos del subjuntivo, que son fallos muy típicos en ellos y alguna lección enfocada a estas lagunas que tienen en la lengua, para que mejoren justo eso. Y bueno, tenemos bastantes inscritos y mensualmente te llega un link y tú lo abres y es una lección Deliberia con aproximadamente con diez frases traducidas al checo”.

Entre idas y venidas, Luis Ochoa lleva cerca de un lustro radicado en la República Checa.

“Llevo viviendo cinco años, los dos primeros años estaba a caballo entre España y República Checa iba y venía, pase allí dos o tres meses trabajando y desde hace tres años estoy definitivimente aquí. Estoy casado con una checa y tengo una hija, que en abril cumple tres años, ella ya habla español y checo, qué envidia, porque yo el checo lo entiendo bien pero me cuesta pronunciarlo, tiene una pronunciación difícil, muy difícil, es un idioma difícil”.

Y la verdad que se siente muy a gusto en esta ciudad y no echa de menos su país natal, salvo lo justo y necesario. Hasta se ha acostumbrado a la dieta de los checos, muy cargada a las carnes y a las calorías.

“Sí, me he adaptado me gusta, incluso ahora cuando voy a España después de tomar mucho pescado, que me gusta más que la carne, a veces digo me tomaría un buen gulash, o un pajarito español de esos, algo con salsa y calórico, pero si me he adaptado, el hombre se adapta a todo, estoy completamente adaptado. Eso sí, la cerveza aquí es muy buena y bebo más cerveza que vino y más, y un poquito más, porque aquí la cerveza además no llena tanto, te puedes beber un litro y medio de cerveza, sin problema”.

Así es la vida de Luis Ochoa en Praga, repartida entre su familia, las clases de español, los libros y sus ganas de que los checos y expatriados radicados en Chequia puedan leer en español en el corazón de Europa.

palabra clave:
audio