Ministro del Medio Ambiente checo advirtió sobre consecuencias de la Central de Temelín

r_2100x1400_radio_praha.png

El ministro del Medio Ambiente checo, Milos Kuzvart, sostuvo este martes que hace un año había advertido sobre las consecuencias sociales e internacionales que se desprenderían de la puesta en marcha de la Central Nuclear de Temelín. Aseguró que las manifestaciones en la frontera con Austria así lo demuestran.

La puesta en marcha de la Central Nuclear de Temelín representa un importante avance en el capítulo de la producción de energía eléctrica en la República Checa. Políticos y especialistas en la materia celebran con bombos y platillos la activación del primer bloque de la Planta.

Sin embargo, los ecologistas austríacos y la opinión pública del país vecino intensifican sus protestas contra el peligro nuclear que -desde su punto de vista- representa Temelín.

El bloqueo de los pasos fronterizos empieza a provocar gran malestar, sobre todo en el sector de los transportistas que encuentran obstaculizada su circulación y con ello pierden tiempo y dinero, por lo que piden al Gobierno checo que intervenga en su defensa.

Si bien, en el oficialismo y en la población checa existe consenso en torno a la puesta en marcha de la Central de Temelín, el ministro del Medio Ambiente ha mantenido siempre una postura diferente.

En rueda de prensa el ministro Kuzvart explicó que no está de acuerdo con el bloqueo de los pasos fronterizos, pero dijo que estaba seguro de que la situación se pudo evitar, o al menos reducir su intensidad, si se hubiera aplicado un programa para explicar a la opinión pública qué representa y qué se puede esperar de la Central de Temelín.

El señor Kuzvart dijo que respetaba la decisión del Gobierno de poner en marcha la Planta, porque en la votación al respecto 11 estuvieron a favor y ocho en contra, pero que estudios de especialistas demuestran que la República Checa podría desistir de la energía de Temelín durante los próximos diez años.

Por su parte, el Presidente de la Cámara de diputados, Václav Klaus, explicó que si bien es cierto que los bloqueos y manifestaciones en contra de Temelín no son agradables, está convencido de que muy pronto decrecerán y que todo volverá a la normalidad.

Autor: Federico Picado
audio