Libertad a los checos encarcelados en Cuba

r_2100x1400_radio_praha.png

Políticos de varios países del mundo y organizaciones internacionales demandan la puesta en libertad de los dos ciudadanos checos, Pilip y Bubeník, encarcelados en Cuba. El Secretario General de la Unión Interparlamentaria, Anders Johnsson y el presidente del Comité de Diputados para cuestiones de derechos humanos, Juan Pablo Letelier, anunciaron que el 31 de enero arribarían a La Habana para tratar con las autoridades cubanas sobre los checos Pilip y Bubeník.



Entretanto, el portavoz de la gubernamental Socialdemocracia alemana, Gert Weisskirchen, y su colega del bloque conservador opositor CDU/CSU, Hermann Gröhe, solicitaron a La Habana la liberación inmediata de Pilip y Bubeník, subrayando que con el encarcelamiento de los checos, Cuba viola el acuerdo internacional sobre los derechos humanos.



En una carta enviada a su colega cubano, Ricardo Alarcón y Quesada, demandó la liberación de Pilip y Bubeník también el presidente de la Asamblea Nacional de Francia, Raymond Forni.



La República Checa no pretende disculparse frente a Cuba



Entretanto, el Primer Ministro checo, Milos Zeman, se identificó con la opinión del Presidente, Václav Havel, en el sentido de que la República Checa y su Gobierno no tienen motivo ninguno para disculparse ante Cuba. Una disculpa oficial por "violación de las leyes cubanas" y por la "arrogante postura" de los diplomáticos checos al tratar sobre el caso de Pilip y Bubeník, la demandaron de Praga las autoridades cubanas, condicionando con ella la eventual liberación de ambos checos.



Uno de los líderes comunistas checo, Miloslav Ransdorf afirmó por su parte, que el caso de Pilip y Bubeník podría ser solucionado antes de celebrarse la sesión de la Unión Interparlamentaria en La Habana. Apuntó que considera posible la superación de la actual crisis entre los dos países, anadiendo que, no obstante, las autoridades checas deben comprender finalmente que Cuba no pierde nada en este conflicto diplomático.



A su vez, el vice ministro de R.EE. checo, Hynek Kmonícek senaló agradecer a la parte cubana la entregada al Encargado de Negocios checo en La Habana, Josef Marsícek, de un documento que explica los motivos de la detención de Pilip y Bubeník. La entrega del documento al diplomático checo en La Habana fue recibida en círculos políticos checos como senal del restablecimiento de contactos diplomáticos normales entre los dos países. No obstante, el Primer Ministro checo, Milos Zeman, afirmó al respecto que la mencionada información no puede ser considerada como "documento diplomático oficial" y que la parte checa, por tanto, no tiene motivo para reaccionar. Zeman espera obtener la postura oficial del Gobierno o de la cancillería cubana respecto al caso por "la debida vía diplomática y en consonancia con la cultura diplomática".



Cuba promete otorgar acreditación en la isla a periodistas checos



Mientras tanto, La Habana dio a conocer que otorgaría acreditación a periodistas checos, para que éstos puedan viajar a Cuba y seguir de cerca el desarrollo de la situación en torno a los checos encarcelados en la isla. Al respecto informó el Encargado de Negocios de la Embajada de Cuba en Praga, David Paulovich. El diplomático apuntó que el asunto de la acreditación podría ser resuelto en un par de días.