La auditoría final de la Comisión Europea confirma el conflicto de intereses de Andrej Babiš

El primer ministro checo, Andrej Babiš, está en conflicto de intereses, confirma la auditoría final de la Comisión Europea, cuyos resultados fueron publicados el viernes por la noche. Según las conclusiones de la Comisión, el primer ministro checo sigue influyendo en el grupo Agrofert, incluso después de que se viera obligado a colocarlo en fondos fiduciarios para adherirse a la ley de conflicto de intereses checa.

El resultado de la auditoría significa que la República Checa deberá devolver todas las subvenciones concedidas a Agrofert a partir del 9 de febrero de 2017, es decir millones de euros. Las conclusiones de la Comisión son definitivas y solo pueden ser impugnadas ante un tribunal.

El primer ministro Babiš sigue negando el conflicto de intereses e insiste en que no controla las empresas de Agrofert. Babiš añadió que todo el asunto ha sido provocado por ‘delatores’ del Partido Pirata, con el fin de desacreditarlo. Por su parte, el grupo Agrofert calificó las acusaciones de absurdas.