El zoológico de Praga cumple 90 años y sigue siendo uno de los lugares más visitados

El zoológico de Praga es uno de los lugares más visitados de la capital checa. Su atractivo es tal que antes de la pandemia de coronavirus, el número anual de visitantes superaba 1,4 millones de personas.

Jiří Janda | Foto: Zoo Praga

El sueño de tener un zoológico en Praga se hizo realidad el 28 de septiembre de 1931 gracias a la incansable labor del maestro de secundaria Jiří Janda. Apasionado ornitólogo, Janda tenía en su casa los primeros animales que se presentarían al público en el tercer parque zoológico del país.

Los primeros animales en cautiverio, los tuvo en Praga el emperador Rodolfo II, se trató de algunas fieras, pero no una exposición de animales exóticos para el amplio público.

Jaroslav Šimek | Foto: Ondřej Tomšů,  Radio Prague International

El subdirector del Zoo de Praga, Jaroslav Šimek, recordó en declaraciones a Radio Praga, los inicios de aquel proyecto.

“Debemos decir que hace 90 años atrás, cuando se abrió el zoológico de Praga todavía no estaba terminado, se encontraba en obras. Tuvieron que pasar muchos para que tomara un aspecto similar al que conocemos. El día de la apertura no se contaba todavía con muchos animales, hubo menos de treinta tipos de animales”.

Todo empezó en 1891, un grupo de ciudadanos, organizados en lo que se conocía como los patriotas checos, establecieron una comisión para la edificación de un zoológico en Praga, pero todo quedó en debates, proyectos y planes.

Foto: Ondřej Tomšů,  Radio Prague International

Una de las discusiones más fuertes giró en torno al lugar de la construcción del parque zoológico. Unos proponían la Reserva Real de Casa, otros la isla de Štvanice o el Jardín Kinský en Smíchov, pero no conseguían llegar a un acuerdo.

Gracias a la intervención de personeros del Ayuntamiento se pidió al maestro Janda que se encargara del asunto. El ornitólogo había avanzado mucho en su proyecto personal, realizando visitas a una serie de zoológicos de diferentes países europeos.

Foto: Ondřej Tomšů,  Radio Prague International

Los primeros pasos le llevaron a la isla de Štvanice, que se había escogido como sede del nuevo zoológico, pero el estallido de la Primera Guerra Mundial echó por tierra los planes.

En 1922, el terrateniente Alois Svoboda donó un terreno en Troja a la ciudad con la condición de que se construyera en el lugar un zoológico. El primer animal para el zoológico fue la leona Šárka, donada en 1930 por un circo, pero como las instalaciones no estaban listas, la fiera vivía en la casa de Jiří Janda.

Foto: Ondřej Tomšů,  Radio Prague International

Poco a poco el zoológico de Praga empezó a levantar cabeza, pero una vez todo se vio interrumpido, esta vez por los horrores de la Segunda Guerra Mundial. Para mal de peores en 1941 unas terribles inundaciones causaron daños enormes a las instalaciones.

Foto: Ondřej Tomšů,  Radio Prague International

Con el fin de recaudar recursos para garantizar el mantenimiento de las instalaciones y la comida de los animales, los empleados organizaron espectáculos de circo, levantaron una carpa y el lugar volvió a ganar visitantes.

A pesar de las dificultades vividas, todo empieza a mejor a partir del año 1950 cuando la ciudad de Praga se hace cargo de la administración del zoológico y garantiza un suministro constante de fondos. Empiezan los programas de ampliación y modernización, lo que acrecienta interés de los praguenses y turistas.

En 1970 el número de visitantes se disparó hasta alcanzar un millón de personas al año. El desarrollo del zoológico fue palpable a todos los niveles, sin embargo, a principios de la década de 1990 la asistencia se redujo a cerca de medio millón de personas por año.

Petr Fejk | Foto: Kristýna Maková,  Radio Prague International

Un nuevo impulso llegó en 1997, cuando Petr Fejk se convirtió en su director. A diferencia de la mayoría de sus predecesores y jefes de otros jardines en la República Checa, Fejk no era veterinario ni naturalista, sino más bien empresario.

Fejk se fijó la tarea de hacer que el jardín fuera más atractivo para los visitantes. Se construyeron varios pabellones nuevos como por ejemplo el de las tortugas, gorilas, la Casa Africana o la jungla de Indonesia. Las rejas y jaulas comenzaron a desaparecer y el concreto de los recintos fue reemplazado por pasto. La transformación no se detuvo ni siquiera después de las inundaciones de 2002, que causaron daños terribles en todo el zoo, según recordó el subdirector Šimek.

Foto: Jan Rosenauer,  Český rozhlas

“Sin duda las inundaciones representaron un hito para el posterior desarrollo del zoológico de Praga. Los daños causados nos obligaron a reconstruir varios pabellones, como el de los pingüinos, gorilas, aves acuáticas y otros, pero también se construyeron muchas cosas nuevas, partiendo de una visión nueva y moderna, como se puede ver en el mundo acuático, la isla de los monos, el zoológico infantil y otros”.

El zoo de Praga participa en una serie de proyectos internacionales para la protección de los caballos Převalský, así como en talleres directamente en África para la protección de los gorilas, sin olvidar muchos programas didácticos para los escolares tanto en países africanos como en Chequia

Miroslav Bobek | Foto: Adam Kebrt,  Český rozhlas

En octubre de 2009 Petr Fejk dejó el cargo, que hasta fecha ocupa el experto Miroslav Bobek.

Debido a la pandemia del coronavirus y las restricciones disminuyó el número de visitantes, pero poco a poco los turistas han empezado a regresar a uno de los lugares más visitados de la capital checa.

12
50.116807696
14.4074471609
default
50.116807696
14.4074471609