El Estado Checo ofrece dinero a los científicos nacionales que regresan del extranjero

Foto ilustrativa: Barbora Kmentová

El Estado Checo está destinando elevadas sumas financieras durante los últimos dos años al apoyo de la investigación científica en el país. Como parte de esta política se ofrecen también incentivos financieros a los científicos checos que trabajan en el exterior, con el fin de convencerlos de que regresen a Chequia.

Foto ilustrativa: Barbora Kmentová
‘Retorno’ (‘Návrat’), así se denomina un proyecto de incentivos financieros promovido por el Estado Checo para convencer a los científicos nacionales que se fueron a trabajar al extranjero de que regresen a casa. En los últimos decenios muchos investigadores, especialmente los jóvenes, optaron por trabajar en el exterior, donde tenían asegurado un mayor sueldo, así como mejores condiciones profesionales.

Para frenar esta fuga de cerebros, las autoridades checas ofrecen subvencionar la investigación a científicos nacionales que, después de realizar investigaciones en el exterior durante tres años como mínimo, estén dispuestos a regresar a su país de origen para continuar aquí su trabajo.

En el marco del proyecto ‘Retorno’, el Ministerio de Educación subvencionó en los dos últimos años a 19 científicos nacionales. El jefe de la Academia de Ciencias Checa, Jiří Drahoš, está convencido que los recursos financieros no fueron invertidos en vano.

Jiří Drahoš,  foto: Marián Vojtek,  ČRo
“A la hora de repartir las subvenciones se ha procedido de manera responsable, y estas fueron brindadas realmente a científicos prometedores. No pensamos ayudar a personas mediocres, porque sería perder ese dinero. Y puedo confirmar que los científicos checos que han regresado en los dos últimos años y trabajan en diversas instituciones del país, son todas personas excepcionales, experimentadas y de amplios conocimientos. Se trata tanto de representantes de la joven generación como de la mediana y estoy convencido de que su trabajo traerá beneficios al país”.

La mayoría de los científicos checos que regresaron del exterior realiza investigaciones en Chequia en medicina y ciencias naturales. Uno de los peritos que aprovechó la oferta del Estado Checo de una subvención para investigación científica fue el especialista en genética Ondřej Machoñ de 44 años, que antes había trabajado en la Universidad de Oslo, Noruega.

”A mí me habían ofrecido ya antes trabajar en Praga, pero el Instituto de Genética Molecular local no tenía dinero para financiar mi trabajo. Por ello aproveché la oferta del Ministerio de Educación para una subvención de algo más de 181.000 euros. Con ese dinero pago el coste de las investigaciones en el marco de un proyecto de genética, así como los salarios de mis colaboradores. El dinero me permitió emplear a un ayudante técnico y a dos estudiantes de genética”.

Ondřej Machoň,  foto: ČT24
Ondřej Machoñ admitió que, de no haber recibido la subvención estatal en el marco del proyecto ‘Retorno’, no hubiera regresado a Chequia, puesto que en Noruega tenía muy buenas condiciones para su trabajo científico.

Al proyecto ‘Retorno’ fueron reservados casi 10 millones de euros por las autoridades checas, de los que fueron utilizados hasta el presente unos 3,6 millones. Las ayudas son solicitadas en forma directa o por medio de institutos científicos y escuelas superiores públicas. La mayor parte de los científicos checos que regresaron a casa había trabajado en Estados Unidos y Gran Bretaña.