Colin Powell dijo al presidente Havel que le preocupa postura de Cancillería checa en torno embargo contra Cuba

Colin Powell, Secretario de Estado de EE.UU.

El presidente checo, Václav Havel, coincide con la Secretaría de Estado norteamericana en que el texto de la resolución de condena de la violación de los derechos humanos en Cuba no debería diferir del aprobado el año pasado. Por su parte, el Secretario de Estado de EE.UU., Colin Powell, expresó su preocupación por las intenciones de Praga de incluir una crítica contra las sanciones económicas contra Cuba.

Colin Powell, Secretario de Estado de EE.UU.
El secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, habló telefónicamente el sábado con el presidente checo, Václav Havel, al que expresó su descontento ante el procedimiento escogido por el Ministerio de Relaciones checo en torno al texto de condena de los derechos humanos en Cuba.

Resulta que la Cancillería checa sugiere incluir en el texto de la resolución-que se presentará a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra- una cláusula que critica las sanciones económicas de EE.UU. contra Cuba.

La diplomacia checa insiste en que a lo largo de los años las sanciones económicas no han arrojado los resultados esperados, por lo que resulta necesario tomar medidas más efectivas.

El ministro de RR.EE. checo, Jan Kavan, insiste en que la cláusula contra el embargo fue planteada años anteriores y que los medios de comunicación no le habían prestado tanta atención como ahora.

Resulta necesario recordar que en las dos oportunidades anteriores la cláusula condenatoria del embargo no fue incluida en el texto final. Por el momento tampoco se hizo y la Cancillería checa insiste en que se trata de una propuesta, de un borrador.

Esta semana se reunirán diplomáticos checos y estadounidenses para analizar la cláusula en cuestión. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores checo, Ales Pospisil, dijo que el proyecto "no es todavía el que será presentado" en Ginebra, y que esperaba que la reunión de los diplomáticos de ambos países podría "ayudar a poner fin a las fricciones entre Praga y Washington".

Autor: Federico Picado
audio